En una semana en la que, de nuevo, las malas expectativas de la cosecha de cereales han marcado la actualidad, en especial en Castilla y León, donde la propia Junta reconoce que puede haber unas pérdidas de unos quinientos millones de euros con respecto a la pasada campaña al caer la producción de la cosecha de cereal de invierno un 59%, los precios medios de los cereales cambiaron la tónica de las últimas semanas y bajaron en los mercados mayoristas durante la semana comprendida entre el 17 y el 21 de julio, con la excepción del trigo duro, según ha informado este lunes la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Todo hace indicar que el mercado nacional se ha dejado arrastrar por la situación de los mercados europeos, donde esta semana pasada los precios de los cereales registraron descensos generalizados en este periodo. Así, en la Bolsa de París el maíz –vencimiento agosto- bajó un 1,5% y el trigo un 1,6% -vencimiento septiembre-; en la de Londres el trigo -vencimiento noviembre- cedió un 0,7% en el periodo señalado.

Con este panorama, las cotizaciones medias nacionales de los cereales fueron las siguientes en esta recta final de julio: el trigo blando se situó en 188,21 euros/tonelada (-0,61 %); la cebada, en 170,61 euros/tonelada (-0,36 %); la cebada de malta, en 183,25 euros/tonelada (estable); el trigo duro en 227,00 euros/tonelada (+0,75 %) y, finalmente, el maíz en 183,55 euros/tonelada (-0,39 %).

Con estos precios y respecto a enero de 2017, los precios del trigo blando han subido un 11,27 %; los del maíz un 3,86 %, los de la cebada un 10,44 % y los del trigo duro, un 2,40%.