La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) exigirá al nuevo Gobierno que se constituya que rectifique inmediatamente el error cometido en septiembre de 2021 por Teresa Ribera al incluir al lobo entre las especies especialmente protegidas, y se ponga en línea con la Unión Europea, que pide flexibilizar esta protección. Paralelamente, denuncia que desde que entró en vigor la ‘ley Ribera’ ha provocado un incremento del 20% en los ataques y que cada día se producen 35 ataques de lobos a ganado en la España rural.

Durante el primer año de aplicación de la orden TED/980/2021, por la que se modificaba el Real Decreto 139/2011 para incluir al lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, los ataques con daños a ganado se han disparado un 20%.  Los cálculos realizados por los Servicios Técnicos de COAG, sobre la base de los datos oficiales de las Comunidades Autónomas con más presencia de manadas (Asturias, Cantabria, Galicia, Castilla y León y La Rioja), son contundentes: en 2022 se han registrado 2.338 ataques más que el mismo periodo del año anterior; de 10.560 a 12.898.

“Es el momento de realizar una profunda reflexión sobre el efecto de una ‘ley Ribera’ ultra proteccionista tomada sin atender a razones objetivas sobre la situación real de la especie, que está en expansión y no en peligro, y sin escuchar a las zonas y sectores más afectados. El 22 de septiembre acaba el plazo de la Comisión Europea  para que se le trasladen datos actualizados del censo real de lobos que hay en España y nos consta que los datos que han traslado las Comunidades Autónomas evidencian que Teresa Ribera se pasó de frenada e hizo caso omiso a aquellos datos que no justificaban su iniciativa”, ha subrayado Gaspar Anabitarte, portavoz de Ganadería y Lobo de COAG.

Por todo esto, COAG exigen la derogación de la Orden  TED/980/2021, de 20 de septiembre, y que se abra un proceso de diálogo con Comunidades Autónomas loberas y las organizaciones agrarias para consensuar una estrategia nacional de compatibilización de las poblaciones de lobo y el mantenimiento y desarrollo de la ganadería extensiva, «que es una pieza fundamental tanto para la pervivencia de las zonas rurales como para la preservación de los valores naturales, paisajísticos, gastronómicos y culturales de las mismas».