La Comunidad de Labradores y Ganaderos de Almendralejo (CLYGAL) ha reunido a sus asociados bajo el lema: ‘Cada agricultor, un vigilante en el campo y en el puesto’, para tratar de estrechar el cerco a los delincuentes y evitar los robos de aceituna en el campo y la compra-venta fraudulenta.

La Comunidad está convencida de que, si todos los agricultores actúan «como vigilantes en la medida de nuestras posibilidades, estaremos intensificando la colaboración con las autoridades competentes que patrullan, vigilan e inspeccionan los puestos de compra-venta (Guardia Civil, Guardia Rural, Policía Local, funcionarios de las consejerías de Agricultura y Sanidad) y reduciremos notablemente la actividad delictiva de esos desaprensivos».

En este sentido la CLYGAL reiteró la importancia para estrechar el cerco a los delincuentes de que cuando se vean movimientos sospechosos de vehículos o personas, tanto en las explotaciones propias o ajenas, por los caminos rurales e incluso en los puestos, que se hagan fotos y vídeos con el móvil, porque ese material es muy valioso para las pesquisas e investigaciones del Grupo ROCA de la Guardia Civil que combate los robos en el campo.

La Comunidad también solicita a todos los asociados que cuando tengan conocimiento de puestos o de agricultores que compran aceituna robada, lo notifiquen a las autoridades competentes para que se activen los dispositivos oportunos para la localización de los delincuentes.

Los agricultores deberán llevar consigo el parcelario de la explotación en la que estén trabajando y el documento de trazabilidad correspondiente.