El Gobierno de Castilla-La Mancha ha resuelto la convocatoria de ayudas para forestar tierras con más del 8 por ciento de pendiente, que tiene entre sus finalidades propiciar el cultivo de trufas, que va a permitir la forestación de 1.000 hectáreas de terreno de estas características en la comunidad autónoma.

Así lo ha indicado este jueves en Molina de Aragón (Guadalajara) el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, que ha asegurado que el Gobierno regional «ha cumplido el compromiso» que adquirió en abril de 2019 de ayudar a los agricultores y propietarios forestales para forestación de tierras con más del ocho por ciento de pendiente, para forestación de superficie adehesada y para impulsar el cultivo de trufas.

El consejero ha dicho que se trata un cultivo «muy rentable», que ayuda al desarrollo rural, porque exige la presencia en el territorio durante todo el año para su cuidado, ha informado en una nota de prensa la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

«Hemos resuelto la convocatoria y se van a forestar más de 1.000 hectáreas en Castilla-La Mancha», ha subrayado Martínez Arroyo, que ha explicado que, frente a los 3,7 millones de euros que se iban a poner a disposición, finalmente se han destinado 4,9 millones «para que ningún proyecto se quede fuera».

De ellos, 2 millones son para proyectos que van a desarrollarse en Guadalajara, que es la provincia de referencia para la trufa, ha indicado el titular de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, que ha remarcado que «entre todos hacemos que este medio rural tenga futuro».

«CADA VEZ QUE PONEMOS UN EURO A DISPOSICIÓN DE LOS GRUPOS DE DESARROLLO RURAL SE GENERA 1,5 MÁS DE INVERSIÓN PRIVADA Y HASTA MÁS DE 2,5 MILLONES DE INVERSIÓN GLOBAL”

Martínez Arroyo ha asistido en Molina de Aragón al acto de la firma de los 23 proyectos de emprendedores impulsados desde el grupo de desarrollo rural Molina de Aragón-Alto Tajo, en el que ha indicado que en el actual periodo de programación del Programa de Desarrollo Rural (PDR) se han puesto más de 180 millones de euros a disposición de los 29 grupos de desarrollo rural (GDR) de Castilla-La Mancha, englobados en la red Recamder.

El titular de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha situado al emprendimiento como fórmula para luchar contra la despoblación, por lo que el Gobierno regional estimula políticas de desarrollo rural «a través de ayudas que impulsan la puesta en marcha de proyectos que generan empleo y propician que la gente se quede a vivir voluntariamente en los pueblos».

En este sentido, ha recalcado que «cada vez que ponemos un euro a disposición de los grupos de desarrollo rural se genera 1,5 euros más de inversión privada y hasta más de 2,5 millones de euros de inversión global, público-privada en el medio rural».

Es una cuestión fundamental, «porque conseguimos que la gente emprenda y decida a quedarse a vivir en uno de nuestros pueblos», ha indicado Martínez Arroyo, como necesita el Señorío de Molina, una comarca «en la que nos toca afrontar de verdad el reto demográfico, más allá de las palabras», porque tiene unos 10.000 habitantes censados en un territorio similar a la mitad de la Comunidad de Madrid, ha recordado el consejero.