Una máquina excavadora junto a efectivos del Cuerpo de Bomberos de Zamora continúan este martes 16 la búsqueda de un pastor de origen marroquí que al parecer cayó el lunes a un pozo que había excavado él mismo en busca de un viejo tesoro imaginario en el paraje de Valderrey, a las afueras de Zamora, según han informado fuentes de los bomberos.

La búsqueda del hombre, un pastor que trabajaba en la finca en la que perforó durante meses el pozo, se mantiene tras dar la voz de alarma sobre su desaparición un compañero que le había ayudado a hacer el pozo de forma manual y con medios rudimentarios.

llevaba años cavando en busca de un tesoro IMAGINARIO procedente de un hipotético asentamiento de la antiguedad

La máquina excavadora intenta acceder al fondo del pozo moviendo la tierra del terreno en pendiente, ya que los bomberos descartaron acceder al interior por el peligro que suponía debido a la estrechez y la posible falta de oxígeno en el interior de la excavación.

Al parecer, el pastor había excavado durante varios años en una finca aneja a la nave donde guarda el ganado en busca de un tesoro, una idea que ambos tenían en mente tras contarles el propietario de la finca que existían objetos de valor sepultados procedentes de un antiguo asentamiento, algo de lo que no hay constancia oficial y que podría ser más una leyenda que una realiad.

El compañero del empleado, también pastor de profesión, comprobó que junto al pozo estaban el teléfono móvil, los zapatos y varias propiedades del hombre, lo que le llevó a dar la voz de alarma a la Policía ante la evidencia de que había caído por el estrecho orificio.

La excavación la habían realizado junto a los restos de un muro de la finca, que se encuentra en pendiente y en la que habitualmente pastaban las ovejas, situado junto a la carretera de acceso a la ermita de Valderrey de la capital zamorana.