El Grupo para la Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos en España (GENVCE), responsable de la realización de los ensayos de las redes de experimentación de variedades de la Oficina Española de Variedades Vegetales (OEVV) y de empresas del sector privado, celebró una jornada técnica online de presentación de resultados de cereal de invierno de la red de ensayos del grupo para la campaña 2020. El encuentro virtual se organizó en colaboración con la Asociación Española de Técnicos Cerealistas (AETC)y contó con el patrocinio de Bayer CropScience.

El secretario general de la AETC, José María Basanta, fue el encargado de dar la bienvenida a los ponentes de la jornada y a los más de 200 asistentes virtuales. Para Basanta, “las nuevas variedades han sido uno de los intereses principales de la AETC desde sus inicios” y con un enfoque riguroso en la realización técnica y en la explotación estadística de los datos, gracias a Genvce, se permite hoy contar con una potente fuente de conocimiento que se desea hacer llegar al agricultor.

Alejandro Benito, director del Departamento de Investigación Aplicada y Extensión Agraria del IMIDRA y nuevo secretario general de Genvce, resaltó la importancia de la labor informativa que se está realizando actualmente y señaló que, en este particular 2020 con la pandemia, no se celebrará la jornada de campo Genvce pero, en su lugar, la organización lanzará una campaña desde el mes de diciembre con pequeñas píldoras informativas sobre los resultados de los ensayos, a través de su web y redes sociales.

PUEDE OBSERVARSE CÓMO HAY VARIEDADES CON MUY BUENA ESTABILIDAD Y POR LO TANTO MUCHA CONFIANZA PARA SU USO

Posteriormente, Joan Serra, en representación de la secretaría técnica de Genvce – Cultivos Extensivos Sostenibles y miembro del IRTA – Mas Badia, presentó los resultados de la campaña 2020 y remarcó que una de las ventajas de Genvce es lograr juntar un número muy elevado de localidades de ensayo, este año 44, y analizó los resultados por variedad destacando que los de la campaña de trigo blando de invierno no muestran diferencias significativas entre variedades, en cambio, los resultados sobre el rendimiento de la cebada de primavera sí.

Tras su intervención, Alejandro Castilla, técnico especialista titular del área de producción agraria del IFAPA, comenzó su presentación exponiendo los datos de la campaña 2019-2020 en Andalucía, según el tipo de cereal y el porcentaje de siembra, y analizó el comportamiento varietal de trigos durante este mismo periodo. Según indicó, puede observarse cómo hay variedades con muy buena estabilidad y por lo tanto mucha confianza para su uso. Castilla, concluyó su ponencia alentando al sector a la compra de semilla certificada, ya que los fondos obtenidos de la venta de esta semilla se reinvierten en la mejora genética, lo que supone un beneficio para todo el sector.

A continuación, Jesús Zúñiga, especialista en enfermedades de los cultivos de INTIA, habló sobre el proyecto RUSTWATCH, creado para mejorar la preparación y la resistencia a las enfermedades emergentes de las royas en el trigo, que es el cultivo agrícola más grande de Europa. Como reflexión, Zúñiga expuso que “lo mas importante es llegar a una finalización que sea aplicable”.

Para finalizar el encuentro, Raúl Tarancón, ingeniero en RAGT Ibérica, destacó que uno de los principales objetivos de la mejora genética en el cereal es la lucha contra el cambio climático y puntualizó que “el principal beneficiado de esta mejora genética es el agricultor”.

Como cierre de la jornada, José María Basanta, hizo mención al altísimo nivel de competencia técnica por parte de los que forman la red de ensayos y al valor didáctico que esta información puede tener para los agricultores.