El sector de la flor cortada empieza a vislumbrar el camino de la recuperación una vez que han sido aprobadas las ayudas del Gobierno para paliar la ruina generada por el COVID.

Concretamente, el miércoles 27 se publicó la resolución de la Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera de las solicitudes de ayuda presentadas al amparo de la orden de 21 de octubre de 2020, por la que se efectúa la convocatoria de las ayudas contempladas en el real decreto 883/2020, de 6 de octubre, por el que se establecen las bases reguladoras para la concesión de subvenciones por la crisis sanitaria del covid-19, en el sector de la flor cortada y la planta ornamental.

Las ayudas, que son financiadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, alcanzan en Andalucía un importe de 4.280.067,11 euros. Según se publica en la resolución, de estas ayudas se beneficiarán 250 agricultores, cuyas solicitudes han sido aprobadas. El importe de esta subvención se establece entre los 7 y los 80 euros por metro cuadrado de superficie destruida, en función de la especie de flor o planta de la que se trate, hasta una cuantía máxima de 18.140 euros.

SATISFACCIÓN PORQUE ESTAS AYUDAS SON COMPATIBLES CON LAS QUE LOS FLORICULTORES HAN COMENZADO YA A COBRAR

El responsable de Flor Cortada de COAG Andalucía, Luis Manuel Rivera, agradece al Gobierno de España este importante apoyo económico para los floricultores que sufren la crisis derivada de una pandemia que ha dejado al sector para paliar la ruina que provocó y que, en muchos casos, incluso provocó el abandono de la actividad.

Por ello, Rivera destaca la importancia de estas ayudas y de que éstas sean compatibles con las que los floricultores han comenzado ya a cobrar, siempre que la suma total no exceda del valor del material perdido. “Suponen –comenta Rivera- un importante revulsivo para el sector de la flor cortada y la planta ornamental, en un momento además clave, ya que los cultivos de Chipiona (centro neurálgico de la flor cortada) han quedado bajo agua tras la borrasca Filomena y el consiguiente rebosamiento del acuífero de la localidad, lo que ha supuesto la puntilla para los floricultores que han decidido, con mucho esfuerzo y en precario, seguir con la actividad”.

De momento, los productores de flor cortada están recibiendo desde mediados de enero otras ayudas de 7.000 euros en el caso de los autónomos productores de flor cortada. A éstas se suman las del Gobierno, por lo que la esperanza de una pronta recuperación del sector ha inundado, esta vez de manera positiva, a los floricultores andaluces.