La comercialización de aceite de oliva ya supera la producción de la pasada campaña. Los datos publicados por la AICA son rotundos y confirman la magnífica salud de las ventas, incluso con precios constantes por encima de los 3 euros desde hace más de un mes. El consumo mantiene su línea ascendente, sobre todo gracias a las exportaciones, y eso hace que, después de nueve meses de campaña de comercialización, el aceite de oliva vendido ya sea más que el producido en la pasada campaña, lo que nos hace encaminarnos a unas ventas de récord absoluto superiores a las registradas en 2020, un año que ya fue histórica. Hasta junio se han vendido 1.233.510 toneladas, con una media de salidas en los 9 meses de campaña de 140.000 toneladas, y todo ello en una situación económica complicada marcada por la pandemia.

Ante esta magnífica realidad, el responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de UPA y secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, destaca: «Hemos vendido más aceite de oliva del producido en la pasada campaña. En nueve meses han salido 1.233.510 toneladas frente a las 1.112.000 toneladas producidas. Y los precios siguen por encima de los costes de producción. Eso confirma que el olivar tradicional tiene mucha vida a pesar de los especuladores. No para de demostrar que este cultivo, el modelo mayoritario de Andalucía, es sostenible social, medioambiental y económicamente y que somos imprescindibles para cubrir la creciente demanda mundial”.

Los datos de la AICA confirman una producción acumulada de aceite de oliva de 1.387.266 toneladas; con unas existencias totales de 437.287 toneladas, lo que suponen 86.744 toneladas menos que en mayo; mientras que en los almacenes del Patrimonio Comunal Olivarero se guardan 35.089 toneladas, 9.311 menos que a 30 de mayo.

“Un mes más seguimos inmersos en una campaña de comercialización excelente, con un importante ritmo de salidas y con los precios por encima de los costes de producción. Esto demuestra que el consumo no se resiente pese a los discursos interesados que pretenden que el olivar tradicional no tenga futuro. La realidad corrobora lo que seguimos defendiendo desde hace mucho tiempo: no sobra aceite de oliva, sobran especuladores”, concluye Cristóbal Cano.

No obstante, UPA Andalucía mira con preocupación la próxima campaña de recolección y está muy atenta a la evolución del campo, puesto que el déficit hídrico que estamos padeciendo se ceba, principalmente, con el olivar de secano, y podría conllevar una importante reducción productiva de no llover en los próximos meses y, en especial, en otoño.