El Gobierno interino de Brasil anunció que ha decidido liberar la importación de fríjoles, a fin de contener la escalada de los precios de ese producto básico en la dieta de los brasileños.

«He negociado con grandes supermercados y productores para que puedan ir directamente a las fuentes en que está ese producto y traerlo», declaró el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, quien dijo que acordó esa medida con el presidente interino, Michel Temer, que había recibido miles de quejas a través de las redes sociales.

«En la medida en que el producto vaya llegando a Brasil, estamos seguros de que los precios cederán, pues el mercado estará mejor abastecido», apuntó el ministro.

El propio Temer hizo alusión a la medida en su cuenta en la red social Twitter, en la que muchos usuarios habían promocionado, a modo de pedido, la etiqueta «TemerBaixaOPreçoDoFeijão» (Temer baja el precio del fríjol).

sU precio dha subido un 33,49% en lo que va de este año y en los últimos doce meses ha acumulado un alza del 41,62%

Según Maggi, las primeras importaciones del grano llegarán desde los vecinos Argentina, Bolivia y Paraguay, pero no se descarta que también se busque adquirirlo en mercados más distantes, entre los que citó México y China.

De acuerdo con datos oficiales, el precio del principal ingrediente de la tradicional «feijoada» brasileña ha subido un 33,49% en lo que va de este año y en los últimos doce meses ha acumulado un alza del 41,62%.

El Gobierno ha atribuido esa escalada a factores climáticos, como fuertes sequías o lluvias que han afectado las zonas productoras y que, en algunos casos, han causado hasta la pérdida total de las cosechas.