El siglo XX fue el siglo de la industrialización. El XXI se presenta como el de la era digital pero también el de la sostenibilidad. Con la amenaza del cambio climático, la sociedad se ha dado cuenta de que se debe actuar y defender un planeta que acelera su destrucción. Y aunque para muchos es una utopía, con imaginación, carácter innovador y voluntad de hacer algo diferente es posible dar pasos para buscar alternativas. Este es el caso de Bosques Civilizados, una iniciativa extremeña capaz de aunar urbanismo, agricultura, cultura y desarrollo rural en un mismo concepto marcado por la sostenibilidad.

Una iniciativa que ha recibido la semana pasada un importante premio a nivel regional, como es el Premio Ros a la Mejor Iniciativa Inmobiliaria, concedido por un jurado compuesto por empresarios y auspiciado por la Junta de Extremadura, la Cámara de Comercio de Badajoz, el Ayuntamiento y otras importantes instituciones.

Bosques Civilizados surge a partir de una experiencia concreta puramente circunstancial:  con ocasión de la venta de una finca rustica forestal, agrícola y ganadera de gran extensión, adquirida para ser transformada y mejorada, se pensó en la posibilidad de vincular a inversores que posibilitaran un modelo de explotación posterior basado en la coexistencia de unas zonas privativas y otras comunes, donde se produjeran sinergias destinadas a una  racional explotación de los recursos tanto agrícolas como de ocio, recreo y relaciones sociales dentro de un conjunto.

la Bodega Pago Los Balancines, embrión de un proyecto que rompe con todas las normas

El desarrollo de esta idea dio lugar a un primer proyecto denominado Los Balancines Bosques Civilizados, en Oliva de Mérida ( Badajoz), que se gestionó en un largo y dificultoso proceso que transcurre del año 2003 al 2007. A la superficie inicial de 90 has. se incorporaron otras 210 . Sobre esta superficie de eucaliptos, se conformaron 25 fincas privativas de distinta extensión (de 4 a 40 has) vinculadas a una finca común con un cortijo social e instalaciones hípicas.

Finalmente se promovió una actividad de producción de vino de calidad, dando origen  a lo que actualmente es la Bodega Pago Los Balancines, hoy con vida independiente y de gran  éxito a nivel nacional con vinos  que están en la vanguardia de la alta enología.

El siguiente paso fue la inserción de arquitectura artística de alta calidad y de los conceptos del land art (una tendencia del arte contemporáneo, que utiliza el marco y los materiales de la naturaleza  como madera, tierra, piedras, arena, rocas,fuego, agua etc.) y de la permacultura (un sistema proyectado sostenible que integra armónicamente la vivienda y el paisaje, ahorrando materiales y produciendo menos desecho), unidos al modelo de explotación integrada y tutelada de fincas de recreo en espacios naturales de gran belleza paisajística, que hacen que estos proyectos, por su enorme complejidad técnica y por sus reducidas unidades a la venta ( 25 fincas en Los Balancines, 18 de Sierra de Juan Bueno y solo 12, en el caso de Sierra de Mora), sean de gran singularidad, lo cual se traduce en una gran aceptación por el minoritario sector que demanda una vivienda de calidad en el campo y que además valora y paga la exclusividad.

un planteamiento forestal con repoblación con planta autóctona, recuperación faunística y fomento de la biodiversidad

El proceso de desarrollo que supone este sistema al que se puede calificar de excelencia rural, revaloriza el valor de la tierra exponencialmente. La inversión en el desarrollo de un proyecto de estas características es de alta rentabilidad.

Esta iniciativa también cuenta con un planteamiento forestal propio que Bosques Civilizados propone, con una intervención financiada por los mismos propietarios, constituidos en una Agrupación Forestal, gestionada y ejecutada, por empresas especializadas, consistente en la repoblación con planta autóctona, la recuperación faunística, el fomento de la biodiversidad, la creación de senderos señalizados, jardines botánicos, miradores, puentes, pasadizos y viveros destinados a la investigación, a la divulgación y la promoción de los valores naturales de los montes de Extremadura.

Asimismo, se posibilitará el aprovechamiento de los productos silvestres tradicionales:  madera, bellotas, corcho, miel, setas… madera, bellotas, corcho, miel, setas…

Todo el espacio está  concebido como único paisaje, sin divisiones  y a través de la Plataforma de Conectividad y de un programa especial de fotografía continua de larga duración, se filmará todo el proceso de regeneración del monte como una sola secuencia a lo largo de un periodo de treinta años. Este documento gráfico, de enorme valor científico, será abierto para su estudio.

Unas casas inmersas en el paisaje y como cavernas excavadas en la superficie en la que se asienta

Como todo proyecto urbanístico, Bosques Civilizados tiene su parte de edificabilidad pero con un concepto concebido para que cada casa sea como una caverna excavada en la superficie en que se asienta, integrándose roquedos y arbolado; a media vista, extensas dehesas de encinares; en la lejanía la inmensa mole de la Sierra de Peñas Blancas, y el horizonte de vegas, valles y montañas que conforman  Extremadura y se unen con Castilla.

La cubierta de la casa como grada de observación del paisaje; será de tierra, de 50cm de espesor, y acogerá arbustos, plantas aromáticas, huertos y jardines.

Casa  y caminos son la estructura que permiten habitar el paisaje y con un sendero  que vertebra el conjunto de las propiedades privadas en una trama  de pasajes naturales, de jardines botánicos y miradores.