El Grupo Bodegas Riojanas ha completado su proyecto de creación de una marca global para sus vinos de la Comunidad de Castilla y León con la presentación al mercado de la nueva gama de vinos ‘Viore’ de Ribera del Duero, que se suman a los comercializados en Rueda y Toro con esta misma marca. Como ha señalado el consejero delegado de la bodega, Santiago Frías, Viore «aporta a los valores tradicionales de Ribera del Duero un concepto más dinámico y actual para consumidores en busca de experiencias».

Tras el significado de la marca -«el gusto por la alegría de vivir»- se encuentra «un estilo de vino fresco, divertido y fácil de beber, elaborado para una generación de aficionados que se aproximan a la cultura del vino sin prejuicios y de manera lúdica e informal». Se trata en opinión de Santiago Frías de «una nueva forma de entender el mundo del vino, aunque avalada por los más de cien años de experiencia del Grupo Bodegas Riojanas».

En ‘Viore sobresale el carácter inconfundible del origen, de esas tierras castellanas de las que brotan aromas y sabores llenos de autenticidad. Suelos pobres, clima austero, viejos viñedos plantados con variedades de uva nobles, como la tempranillo de Ribera del Duero, la tinta de Toro y la verdejo de Rueda, de las que surgen vinos con gran intensidad aromática y frutosidad, vinos elegantes y complejos.

La nueva gama de Viore en Ribera del Duero, integrada por un tinto joven, un tinto roble y un crianza, se elabora exclusivamente con la variedad tempranillo de viñedos situados en Quemada, donde confluyen los ríos Arandilla y Aranzuelo. Expresión directa de ese terruño, poseen la tipicidad propia de Ribera del Duero: perfil aromático con predominio de frutos rojos, muy afrutados, complejos y bien estructurados, así como muy equilibrados en boca, con taninos bien integrados que permiten ser tomados a cualquier hora.