El Grupo Bodeguero José Estévez, propietario de las emblemáticas y centenarias bodegas de Marqués del Real Tesoro y Valdespino en Jerez y La Guita en Sanlúcar de Barrameda, acaba de comenzar la vendimia más temprana de su historia, arrancando el pasado 3 de agosto por la noche en los viñedos de interior que posee en el Pago de la Mariscala para continuar en el Pago de Corchuelo y comenzar a vendimiar en el histórico y emblemático Pago de Macharnudo entorno al 9 de agosto. En total se vendimiarán 800 hectáreas que representan aproximadamente el 12% del total de la Denominación de Origen Jerez- Xérès-Sherry.

Este dato pone de manifiesto el interés e importancia que la bodega otorga al viñedo como pieza fundamental dentro de su filosofía de trabajo, apostando por el origen y la singularidad de un terruño que es único en el mundo. José Estévez es la única bodega del Marco que utiliza la materia prima procedente de la Denominación de Origen Jerez- Xérès-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar, es decir, uva y alcohol para fortificación de los mostos, para la producción de sus vinos generosos. Este compromiso está ayudando a conseguir una cadena agroalimentaria sostenible en la que la viña está perfectamente integrada, generando riqueza, diferenciación con otros vinos de la zona, además de contribuir a la mejoras de la imagen del Vino de Jerez.

La sequía invernal unida a las olas de calor de las últimas semanas del mes de julio han provocado un adelanto y que en 2022 se produzca la vendimia más temprana de su historia.. La uva en esta campaña goza de un muy buen estado sanitario, esperando obtener una producción muy similar a la de la campaña anterior.

Para la vendimia 2022, este grupo bodeguero dispone de un gran equipo técnico y humano  compuesto por más de doscientos profesionales entre vendimiadores, maquinistas, transportistas, capataces, técnicos de producción, ingenieros agrónomos y enólogos. Realizando la vendimia mecanizada nueve máquinas vendimiadoras autopropulsadas con más de una decena de vehículos de transporte de uva que llevarán a cabo esta campaña con gran precisión y rapidez. Factores claves y determinantes.

Este equipo funciona como un engranaje perfecto para procesar toda la uva que se recibe diariamente, con un cupo diario entorno a los 500.000-600.000 kilos de uva/día, bajo un riguroso control de calidad y donde la trazabilidad está garantizada hasta el final gracias a la digitalización de todo el proceso empleando un software de última generación tecnológica desarrollado ad-hoc para sus necesidades. La uva es recibida en la planta de vinificación que se encuentra en las modernas instalaciones que tiene el grupo bodeguero donde el proceso se inicia en dos tolvas de recepción con capacidad de 25.000 Kg/tolva, pasando después a la despalilladora automática que conecta a seis depósitos auto-vaciantes, de donde posteriormente se obtiene el mosto de primera yema (mosto de más calidad).

La uva se conduce posteriormente a la zona de prensado donde, gracias a las cuatro prensas neumáticas, se obtendrá el mosto de segunda yema y mosto prensa. Todos los mostos, se diferencian por pagos de los cuales proceden las uvas. Finalmente son conducidos a uno de los depósitos de 70.000 litros de acero inoxidable con doble camisa refrigerada donde arrancará la fermentación a excepción del mosto yema que procede de la Viña Valdespino sita en el Pago de Macharnudo Alto, considerado el Grand Cru de Jerez, que fermentará en pequeños lotes en bota de roble americano.