Bodegas Familiares de Rioja, una entidad que representa a más de 150 bodegas en la Organización Interprofesional del Vino de Rioja (OIPVR), ha rechazado en un comunicado la extensión de norma solicitada por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) para el periodo 2019-204, y ha pedido al Ministerio de Agricultura que la rechace.

En su comunicado, esta entidad reclama “una política de apoyo real a la pequeña y mediana empresa y a la calidad del origen de los vinos españoles”, que “es la que genera valor añadido, crea empleo en los municipios y contribuye a mitigar el grave problema de la despoblación en las zonas rurales”.

Consideran que la composición de la Interprofesional nacional “no atiende mínimamente a la compleja realidad del sector del vino español, con más de sesenta denominaciones de origen e indicaciones geográficas con una fuerte vinculación al territorio”.

Afirman que otras agrupaciones empresariales, como las históricas bodegas de ABC en Rioja, así como grandes compañías como Marqués de Cáceres e incluso el principal grupo bodeguero español, García Carrión, se han manifestado también contrarias a la extensión de norma.

Reclaman que la OIVE no se arrogue la portavocía del sector español del vino

Algo que “debería ser suficiente para replantearse la obligatoriedad de las cuotas de la OIVE, destinadas a promoción en el periodo 2016-2019 “en el que no hay ningún dato sobre la recuperación del consumo pretendida”.

Eso “pese a haber dispuesto de aproximadamente quince millones de euros en cuotas obligatorias recaudadas bajo amenaza y sin explicación de ningún tipo más allá de la publicación en el Boletín Oficial del Estado” .

Reclaman desde Bodegas Familiares de Rioja que la OIVE no se arrogue la portavocía del sector español del vino e inciden en que “las estrategias comerciales de consumo de vino genérico que provocan un grave problema a las pequeñas y medianas bodegas porque contribuyen a bajar los precios del vino y de la uva”.

Por ello inciden en que las administraciones “sena sensibles” con las pequeñas y medianas bodegas y no se las “ahogue en burocracia”; y piden “un cambio radical de la estrategia del vino español que continúa siendo la despensa granelista de Europa y que afronta, ya esta campaña, una nueva crisis por los excesos productivos sin control alguno del pasado”, explican Bodegas Familiares de Rioja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here