Bodegas Barbadillo ha presentado Sábalo, su nuevo vino blanco elaborado con uva Palomino Fina 100% Ecológica, que reúne el compromiso de la bodega sanluqueña por la tierra y la sostenibilidad.

Sábalo es un vino de gran finura y delicadeza, que conjuga a la perfección la expresión de la tierra albariza y la cremosidad de su lenta fermentación. Este blanco es el resultado de la experiencia de la enóloga Montse Molina, directora técnica de la bodega.

Barbadillo es una bodega marinera, siempre entre el mar y la tierra.  De ahí que el primer vino de esta gama ecológica lleve el nombre del Sábalo, un pez viajero de mar, pero que desafía las corrientes del río en su camino a la zona de desove. Es una gran metáfora que representa el espíritu emprendedor y aventurero de Barbadillo.

Sábalo es también un tributo al origen y a la poesía. El bodeguero y poeta Manuel Barbadillo, abuelo del actual Presidente, también Manuel Barbadillo.

Compromiso con la tierra

Sábalo inaugura una división ecológica sustentada en un profundo respeto por la tierra y las tradiciones centenarias de la zona. Para Bodegas Barbadillo, con casi 200 años de historia, el compromiso ecológico es un proceso natural al que se llega por el gran conocimiento de la tierra y del vino.

Carmen Romero García, responsable de la nueva  división ecológica de Bodegas Barbadillo, explica que «la bodega quiere desarrollar una línea completa de vinos ecológicos, de los cuales Sábalo es el primero del rango. Ya se ha iniciado la crianza biológica y oxidativa en botas de roble para iniciar las soleras de lo que será la gama de Manzanillas y Jereces de Barbadillo, previstas para que salgan al mercado a lo largo de los próximos cinco años, una vez alcancen la vejez adecuada.»

Barbadillo ha iniciado el proyecto ecológico con una superficie de 25 hectáreas de viñedo propio que estarán certificadas en la vendimia de 2022, pero en esta vendimia se ha iniciado la vinificación ecológica con la uva de dos viticultores profundamente implicados en la viticultura ecológica desde hace años, que seguirán formando parte del proyecto de Barbadillo.

El vino Sábalo, es por eso, icónico en cuanto a los simbolismos que han rodeado a este proyecto pero a la vez, la especificidad de los dos viñedos y las diferencias entre ellos han permitido a la enóloga, Montse Molina, seleccionar un coupage muy especial para este vino, sedoso e intenso a la vez.

Con esta nueva división, centrada en el mercado ecológico, Barbadillo quiere contribuir a su compromiso en la sostenibilidad y el buen hacer agronómico, así como trabajar en un mercado dirigido a consumidores implicados fuertemente con esta forma de ver el compromiso medioambiental.

Barbadillo quiere alcanzar ahora la esencia de lo más sencillo y natural, hacer una apuesta por la viña y por su futuro.