El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha incluido a la comunidad autónoma de Islas Baleares en el listado de zonas restringidas frente al serotipo 4 del virus de la lengua azul tras detectarse en dicha región varios casos en ganado.

El pasado 1 de julio, la Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación de Baleares declaró de manera oficial la detección en Mallorca de un brote de la enfermedad vírica aguda conocida por lengua azul, y fijó restricciones al movimiento de la ganadería.

Los expertos sospechan que el mosquito que ha infectado a un total de 20 animales proviene de la zona de los Balcanes y según la Consellería, se trata de 19 ejemplares de ovino y uno de vacuno.

En este sentido, conviene recordar que la lengua azul es una enfermedad que no afecta a las personas y que se transmite a los animales a través de la picadura de vectores cullicoides y en las especies ganaderas afecta especialmente al ovino, aunque también al bovino y al caprino.

La Consellería formalizó ese día una resolución en la que declaró como zona de restricción de la lengua azul todo el territorio regional y fijó las condiciones para los movimientos y la vacunación de los animales.

Junto a Baleares, Agricultura mantiene como otras zonas restringidas varias situadas en Andalucía

En concreto, las provincias de Cádiz y Málaga; la comarca veterinaria de Motril (Granada); la comarca de Posadas (Córdoba); en Huelva, las comarcas veterinarias de Almonte, Cartaya, La Palma del Condado, Puebla de Guzmán y Valverde del Camino; y en Sevilla, las de Cantillana, Carmona, Écija, Lebrija, Marchena, Osuna, Sanlúcar la Mayor, Sevilla y Utrera.

A finales de mayo, la Junta de Andalucía habría tomado ya cartas en el asunto y había empezado a distribuir 3,5 millones de dosis de vacunas contra la lengua azul frente al serotipo 1 y 4 para asegurar la inmunización de las cabañas ganaderas bovina y ovina en las zonas restringidas y de vacunación obligatoria frente a esta enfermedad.