El pasado mes de julio fue frío en el conjunto de la España peninsular. Su temperatura media fue de 22,8ºC, una cifra ligeramente inferior al promedio del período de referencia 1981-2010. Tanto las temperaturas máximas como las mínimas quedaron 0,1ºC por debajo de la media, según los datos de AEMET, que destaca que fue un mes más fresco de lo normal y muy seco.

Este carácter general encierra desigualdades regionales: julio fue cálido o muy cálido en los tercios sur y este de la Península, mientras que tuvo un carácter normal o frío en el resto del territorio peninsular español. En Baleares fue cálido y en Canarias presentó un comportamiento variable, aunque resultando en conjunto muy cálido.

Destacan, como las zonas más cálidas respecto a lo normal, áreas del centro y este de Andalucía, así como el interior de la Comunitat Valenciana, donde se alcanzaron valores superiores en 2ºC al promedio normal. En cambio, las temperaturas llegaron a estar 1ºC por debajo de lo normal en puntos de Extremadura, sur de Galicia e interior del País Vasco.

El mes de julio se caracterizó por la alternancia entre episodios fríos y cálidos de corta duración, por lo que se produjeron marcados contrastes de temperatura en días sucesivos en muchas zonas. Las temperaturas más altas se observaron durante el corto pero intenso episodio cálido entre los días 10-12, en el cual se registraron temperaturas superiores a los 40⁰C en numerosos puntos del sur y del centro de la península, destacando entre observatorios principales los 45,0⁰C de Alcantarilla/base aérea el día 12, los 44,2 ⁰C de Murcia el día 12, los 43,2⁰C de Morón de la Frontera el día 10, y los 43,0 ⁰C de Granada/aeropuerto también el día 10. En cuanto a las temperaturas mínimas, los valores más bajos entre observatorios principales correspondieron al Puerto de Navacerrada, con 2,7⁰C el día 13,  en el aeropuerto de Burgos, con 4,4⁰C el día 13, Molina de Aragón, con 4,9⁰C el día 14, y en el aeropuerto de Vitoria, donde se registraron 6,0⁰C el día 9.

UN MES CON POCAS LLUVIAS

Asimismo, la Agencia Estatal de Meteorología señala que Julio de 2021 fue en conjunto muy seco. La precipitación sobre la España peninsular fue de 10,1 l/m2. Un valor que representa el 58% del promedio normal del período 1981-2010. Fue el tercer julio más seco del siglo XXI, por detrás tan solo de 2005 y 2007.

En general, julio fue seco o muy seco en prácticamente toda la Península, salvo en la Comunitat Valenciana, sur de Cataluña, Murcia y puntos de Galicia, donde resultó húmedo o muy húmedo, al igual que en Baleares y Canarias. Las precipitaciones fueron especialmente escasas (ni siquiera alcanzaron el 25% del valor normal del mes) en Andalucía, Extremadura, mitad sur de Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja, sur de Navarra, Aragón, Cataluña, Galicia y sur de las Islas Canarias.

Durante los primeros veinte días del mes, las precipitaciones más abundantes se registraron en el tercio norte peninsular, especialmente en Galicia, Cantabria, País Vasco y puntos del Pirineo catalán. En los últimos diez días se registraron precipitaciones generales de nuevo en el tercio norte, así como en la mitad este de la Península, norte de Baleares y norte de las Islas Canarias. Las más intensas tuvieron lugar en los Pirineos, norte de la provincia de Castellón, Teruel y puntos de Valencia, Alicante y Murcia, donde se acumularon hasta 60 l/m2.

Las mayores precipitaciones diarias en observatorios principales correspondieron a Teruel, donde se registraron 33 l/m2 el día 25; Alicante/Alacant, donde se midieron 26,4 el día 26 y Donostia-Igueldo donde se registraron 36,5 l/m2 el día 7 de junio. En cuanto a la precipitación total del mes, destacan entre las estaciones principales los 103 l/m2 acumulados en Donostia-Igueldo y los 89 l/m2 acumulados en Santander.