La última Lonja de melón y sandía de Castilla-La Mancha, estableciendo un precio medio de campaña del melón de 0,214 euros/kg y de 0,081 euros/kg para la sandía. Precios “ruinosos” para la sandía, ha señalado el presidente de la Lonja, Cristóbal Jiménez, motivado por el aumento de hectáreas sembradas y el descenso de las exportaciones. Si el año pasado se logró un récord y se exportó el 40% de las sandías producidas en La Mancha a Europa (Francia, Alemania, Reino Unido y Países Bajos), este año “con toda probabilidad no habremos llegado al 50% de la sandía exportada en 2020; es decir, unas 35.000 toneladas habremos dejado de exportar con respecto a la campaña pasada”, según Jiménez, “porque la climatología no ha estado de nuestra parte”. Lamenta que “la pérdida que desde el sector se baraja que ha podido haber con este producto está sobre los 4.800 euros por hectárea”. Por su parte, el melón ha dejado precios más estables, pero sin beneficio empresarial. Es decir, ha cubierto costes de producción, pero los meloneros se han quedado sin beneficio.

En términos de producción, la campaña termina con aproximadamente 216.000 toneladas recolectadas de melón, tras haber sembrado este año más de 5.600 hectáreas en nuestra región, algo menos que en años anteriores. En el caso de la sandía, se han recogido alrededor de 204.000 toneladas, después de haber plantado casi 3.150 hectáreas en Castilla-La Mancha.

Unas “cifras que, en el caso del melón, el mercado ha absorbido sin problemas; no así en la sandía”, ha recordado el presidente, quien ha incidido en que “sembrar algo más de 428 hectáreas con respecto al año anterior, algo que a priori parece insignificante, realmente supone tener que dar salida a casi 28.000 toneladas más de sandías; algo que no es nada fácil, tal y como ha quedado demostrado en esta campaña”, ha dicho el presidente de la Lonja de Melón y Sandía de Castilla-La Mancha

Así las cosas, “el consumo interno ha tenido que absorber 65.000 toneladas de sandías de más este año, entre las 28.000 toneladas que se han sembrado de más y las 35.000 toneladas que se han dejado de exportar, lo que explica la ruina en esta campaña del producto”.

Jiménez ha destacado la calidad y trazabilidad del melón y sandía de Castilla-La Mancha, que “difícilmente podemos ver en producciones que llegan de otros países”. Del mismo modo, ha incidido en el esfuerzo que está haciendo el sector comercializor para abrir nuevos mercados. Ha finalizado advirtiendo que los costes de producción que tiene que soportar el productor van en aumento, por lo que los márgenes son cada vez más ajustados, de ahí que se quedaran sin beneficio.