UPA Castilla y León ha denunciado la situación extrema que atraviesan las 956 explotaciones de vacuno de leche que hay en la región, con precios bajos por su producto, con incrementos severos en los costes de producción, y con políticas que afectan severamente a sus rentas como la rebaja severa de los pagos PAC 2021 debido a la convergencia de derechos del pago básico.

El momento actual es extremadamente delicado, por lo que exigen a Junta de Castilla y León y Ministerio de Agricultura la adopción de medidas extraordinarias que no se pueden dilatar mucho en el tiempo, porque cada día que pasa peor es la situación y de seguir así lo más probable es que se produzca el cierre de más explotaciones familiares.

Los ganaderos lácteos se encuentran en una situación de absoluta indefensión frente a las industrias y la distribución, que campan a sus anchas con contratos que no mejoran los precios de este último año, y que suponen hasta siete céntimos menos que los que les pagan a los ganaderos franceses y del resto de Europa.

Además, los terneros para carne se les paga a 10/20 euros en el mejor de los casos y las vacas en muchas ocasiones ni siquiera  se las compran.

LA PUNTILLA DEL SECTOR DE VACUNO DE LECHE HA SIDO SIN DUDA LA CONVERGENCIA DE DERECHOS DE LA PAC

Por otro lado, los costes de alimentación en las explotaciones de vacuno de leche han subido de manera desproporcionada, y tal es así que desde septiembre del 2020 se ha incrementado el precio de los piensos en 75 euros/tonelada lo que hace inviable en muchos casos seguir con la actividad ganadera. El precio de la luz también ha sufrido un fuerte ascenso, lo que supone otro varapalo económico a las ya dañadas economías familiares de las explotaciones castellanas y leonesas.

La puntilla del sector de vacuno de leche ha sido sin duda la convergencia de derechos de la PAC, que sin duda afectará y mucho a los profesionales del sector en la percepción de las ayudas agrarias a partir de este año 2021.

Ante esta situación dramática que UPA ha trasladado a las administraciones, solicitan al Ministerio de Agricultura y la Junta de Castilla y León que adopten medidas urgentes puesto que  la situación que atraviesan actualmente los ganaderos de vacuno de leche de nla región es límite.

Para la organización agraria «el momento actual para los ganaderos de esta comunidad autónoma es muy complicada, teniendo en cuenta que arrastran en muchos casos préstamos pendientes de devolver a las entidades bancarias, y sin el patrimonio que con tanto esfuerzo han hecho suyo a través de importantísimas inversiones».

UPA recuerda que el sector lácteo «es uno de los que más población asienta en el medio rural pero el que lamentablemente ha sufrido reconversiones más duras, el que más ha sufrido un trato discriminatorio por parte de las administraciones y el que sufre la presión insoportable de precios a la baja por parte de las propias industrias que no dejan margen alguno de negociación».