Azucarera Ibérica ha justificado el cierre de la planta de Peñafiel (Valladolid) por «razones logísticas y organizativas, ya que no tenía sentido ubicar allí la planta de azúcar líquido cuando se está produciendo el traslado de materia prima de otras plantas».

La jefa de Relaciones Institucionales de Azucarera Ibérica, Isabel Vasserot, ha realizado estas declaraciones este miércoles 22 tras mantener una reunión con el presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, en la que ha transmitido las buenas perspectivas del sector y su oposición al impuesto a las bebidas azucaradas.

La planta de producción de azúcar líquido se trasladará a la planta zamorana de Toro

A preguntas de los periodistas, la responsable de Azucarera Ibérica ha justificado el cierre de Peñafiel en su pequeño núcleo de producción, que obligaba incluso a trasladar las aguas residuales para ser tratadas en otra planta por lo que «tenía muy poco sentido su actividad desde el punto de vista operativo y de sostenibilidad».

Vasserot ha explicado que la planta de producción de azúcar líquido se trasladará a la planta zamorana de Toro, para lo cual ya se están llevando los equipos desde Peñafiel y se prevén realizar las primeras pruebas de producción en las próximas semanas.

La responsable de Relaciones Institucionales de Azucarera también ha defendido el traslado como «una oportunidad» puesto que el departamento de I+D+i está ubicado también en la planta de Toro.

Por otra parte, el cierre de Peñafiel no afectará al cultivo remolachero de la zona ya que se trasladará a las otras tres plantas que Azucarera Ibérica mantiene activas en la Comunidad.

Asimismo, Vasserot también ha recalcado que el cierre no tendrá graves repercusiones laborales ya que «en Peñafiel había muy pocos trabajadores con los que se ha llegado a un acuerdo».