Azucarera generará 245 empleos temporales para esta campaña azucarera de las tres fábricas que tiene en el norte —Miranda de Ebro (Burgos), Toro (Zamora) y La Bañeza (León)—, una evidencia más del importante motor económico que representa en las zonas en las que se asienta.

Esta campaña serán 238 las personas contratadas para llevar a cabo el proceso de molturación en las fábricas ubicadas en Castilla y León, de las cuales 68 corresponden a Miranda de Ebro, 81 a La Bañeza y 89 a Toro. Así mismo, en su apuesta por el empleo joven, Azucarera ha contratado también a cuatro ingenieros agrónomos, tres de ellos desempeñarán su trabajo en la fábrica de Miranda de Ebro y otro en la de La Bañeza, así como a tres capataces agrícolas, dos de ellos para la fábrica bañezana y uno para la de Toro.

Además, Azucarera, a través de la modalidad de cultivo compartido, para ayudar a los agricultores a cultivar de una manera más fácil y cómoda, cuenta con una amplia red compuesta por empresas de servicios agrícolas, todas ellas asentadas en el medio rural, impulsando, incluso, la creación de nuevas empresas de servicios allí donde no existían y financiando, en algunos casos, la compra de maquinaria. Así, para la próxima campaña serán ya 75 las empresas que darán servicio al cultivo compartido.

Con estos 245 empleos, Azucarera continúa avanzando en el propósito de dar servicios de calidad a los agricultores remolacheros, con el objetivo de garantizarles una mayor rentabilidad, así como más comodidad y seguridad frente a cultivos alternativos. Es por ello, que este año ha lanzado un nuevo proyecto denominado ‘Excelencia en la gestión del cultivo compartido’ mediante el cual Azucarera da un nuevo salto cualitativo en la gestión de las empresas de servicios para que la calidad de los trabajos que se realizan en el campo sea óptima y le proporcionen al agricultor los máximos rendimientos y rentabilidad.