La campaña de Azucarera en la fábrica de La Bañeza (León) comenzará el próximo lunes 15 de marzo con la estimación de molturar un total de 330.000 toneladas de remolacha, procedentes de 3.650 hectáreas. Sin embargo, no hará cambios en su nuevo cvontrato, que llega a incluir las ayudas PAC como parte de la retribución que recibirán los remolacheros y que representará un millón menos en los pagos.

Las intensas lluvias presentes en la provincia han sido la causa de que el arranque óptimo de la remolacha no se haya podido llevar a cabo hasta ahora en la fábrica de La Bañeza. Pese a ello, el cultivo no se ha visto perjudicado y las previsiones de la fábrica de La Bañeza son buenas, que calcula una duración de la campaña de unos 45 días. Asimismo, se espera alcanzar un rendimiento de 100 toneladas tipo por hectárea y una óptima polarización, con una riqueza media del producto de 17,5 grados, una cifra que probablemente tienda a subir a medida que avance la campaña.

MANTENDRÁ SU NUEVO CONTRATO A PESAR DE LAS FUERTES CRÍTICAS DEL SECTOR

Para la campaña 21/22, cuyas siembras se iniciarán próximamente, y a pesar de las fuertes críticas del sector por las condiciones de los nuevos contratos, Azucarera insiste en que  ha mejorado el reglamento interno de recepción y análisis de remolacha, con el fin de modernizar el proceso en beneficio del agricultor. Las mejoras también suponen simplificar el pago de la remolacha y asumir parte del riesgo agronómico con el agricultor en años de bajas polarizaciones.

En concreto, las modificaciones se refieren, en primer lugar, a la eliminación definitiva de la denominada cuota técnica, que venía pagando el agricultor para compensar los costes de auditoría en los laboratorios y que desarrollaba personal perteneciente a las organizaciones profesionales agrarias. En aras a esa mejora, el proceso de análisis lo asume ahora una empresa independiente de reconocido prestigio, por lo que el cambio introducido no sólo supone una mejora en el procedimiento de auditoría, sino un significativo ahorro para el agricultor al no tener que hacer frente a ningún coste económico por este servicio. Un agricultor con 10 ha y 100 t/ha de rendimiento va a ahorrarse más 250 euros de media por campaña.

El nuevo reglamento de recepción y análisis de la remolacha aplicable a la campaña 21/22 persigue dotar de aún mayor objetividad y transparencia si cabe al conjunto del procedimiento, para lo cual se ha incluido un sistema automático de reclamaciones que identifica todos los valores de descuento y polarización que son significativamente distintos a la media del agricultor, para proceder a su ajuste automático siempre y cuando al profesional del campo le favorezca económicamente.