La presidente regional de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se está caracterizando por su defensa incansablemente la colaboración público-privada y el apoyo a las empresas de la región. Sin embargo, desde el sector forestal no están precisamente cotantos con ella, ya que ha roto el modelo de colaboración público-privada del Operativo Autonómico de Incendios Forestales, según denuncia la Asociación Nacional de Empresas Forestales (ASEMFO)

La asociación recuerda algunas de las  palabras de la propia Presidenta en los úlimos días, donde se puede: “Madrid, si no es libre, no es Madrid y la economía si no es libre tampoco es economía. “Seguir fomentando la colaboración público-privada” “La competencia y competitividad dan calidad”

Sin embargo, denuncia que la Comunidad de Madrid, a través de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, ha decidido fulminar el modelo de colaboración público-privada del Operativo Autonómico de Incendios Forestales.

“NO SE PUEDE VENDER UNA POLÍTICA LIBERAL DE APOYO EMPRESARIAL Y HACER LO CONTRARIO» EN MATERIA FORESTAL

«A dedo, el servicio se encargará en breve a la empresa pública estatal TRAGSA, por un importe aproximado de 120 millones de euros en cuatro años, lo que supone un encarecimiento entre un 30 y un 50% frente al modelo actual», critican desde la Asociación, que recuerda que . las empresas públicas como TRAGSA «son instrumentos creados para sortear los principios de libre concurrencia y competitividad establecidos en la Ley de Contratos del Sector Público».

Asimismo, aseguran que la Dirección General de Emergencias de la Comunidad de Madrid, responsable del operativo, ha confirmado a ASEMFO «que no hay ningún criterio técnico que explique el cambio de modelo. Todo parte de una directriz política».

Desde el año 1997, el Operativo Autonómico de Incendios Forestales es un modelo de colaboración público-privada, con un éxito técnico y económico contrastado en España y reconocido por todos los gobiernos de la Comunidad de Madrid. Un referente de gestión en el país.

Ante esto, desde la asociación frestal se preguta «¿Por qué permite Ayuso el cambio? ¿En qué criterios se basa? ¿Se está informando a los madrileños del encarecimiento del servicio y de la pérdida de competitividad y eficiencia? No se puede vender una política liberal de apoyo empresarial y hacer lo contrario».

ASEMFO confía finalmente en que Ayuso no eche por tierra su política liberal y que la  aplique en el sector forestal.