Javier Folch / Director Asaja Aragón

Después de los acuerdos europeos alcanzados en Bruselas, tras el 28 de junio, ha llegado el momento de concretar el marco que regirá en España.

El cronograma pendiente de desarrollo es el siguiente:

• De Julio a Diciembre de 2021: elaboración por parte del MAPA y CCAA de la propuesta del Plan Estratégico de la PAC en base a los principios políticos acordados en la Conferencia Sectorial del 14 de julio.

• 30 de Diciembre de 2021: Remisión formal de la Propuesta del Plan Estratégico.

• Primer semestre de 2022: aprobación del Plan Estratégico de la PAC por la Comisión Europea.

• Enero de 2023: entrada en vigor de la nueva PAC 2023-2027

Podemos ir adelantando las grandes ideas que impregnarán este pacto nacional, dónde agricultores y ganaderos deberemos integrar las diferentes peculiaridades de nuestras explotaciones:• La nueva Pac no conseguirá simplificar los trámites y la burocracia actual, seguiremos inmersos en una mayor profusión de requisitos, papeleos, y cumplimiento de tramitaciones.

• Los beneficiarios de las ayudas directas de la PAC deberán cumplir con la condición de agricultor activo (figura siempre defendida por Asaja). A estos efectos, se considerará Agricultor Activo cuando esté afiliado a la Seguridad Social agraria por cuenta propia, o bien, cuando una parte significativa de sus ingresos totales procedan de la actividad agraria. Esta parte de ingresos deberá ser al menos el
25% de sus ingresos totales.

• La nueva arquitectura ambiental conllevará que los agricultores y ganaderos reciban menos compensación, aunque deberán asumir mayores compromisos. La nueva figura de los Ecoesquemas, que supondrán el 23% de la partida de las ayudas directas, conllevará el que se arbitren una serie de medidas y exigencias medioambientales. Medidas que no serán de obligado cumplimiento, pero que de no cumplirse supondrán la perdida de ese 23%, importes que en la actual PAC se vienen cobrando dentro del complemento del pago básico. El otro 2 % hasta completar el 25 % previsto llegará del sobrante de la aplicacion de las medidas agroambientales del segundo pilar de la PAC. Siendo realistas, nos encontramos ante una PAC más verde, con más exigencias medioambientales, y con posibles pérdidas, en caso de no cumplir con aquellas, en la renta de los titulares de las explotaciones.

• Nos encontramos con la novedad de la condicionalidad social, en aras al cumplimiento de toda la normativa laboral dentro de las explotaciones agropecuarias. Algo innecesario en un marco de máxima regulación europea y nacional, y dónde la inspección de trabajo ya vela por los derechos de todos los trabajadores.

• Las regiones se reducirán a un máximo de 20, fijando una convergencia paulatina en cada una de ellas con el objetivo de alcanzar el 85% del valor de los derechos en el 2026.

• Respecto a los fondos del 2º Pilar para Aragón (Programa de Desarrollo Rural), vamos a seguir en la misma dinámica del último periodo 2014-2020, dónde la partida presupuestaria comprometida del periodo 2007-2013, volverá a verse incumplida en gran medida, afectando a todos los programas necesarios para revitalizar el mundo rural, tales como infraestructuras de regadíos, incorporación de jóvenes, modernización de explotaciones, programas específicos para zonas desfavorecidas, programas leader,…

Conclusiones:

• Esta reforma conllevará mayores exigencias y compromisos agronómicos, medioambientales, laborales y de gestión con menos dinero.
• Nos encontraremos con una PAC más verde, con menos remuneración al agricultor. Desde Asaja siempre hemos insistido que nuestro sector descontamina, por lo que debería ser reconocida nuestra labor en defensa del medioambiente y de lucha contra el cambio climático.
• La producción de alimentos seguros y sanos en la Unión Europea, con la mayor trazabilidad, y control sanitario, no se ve reconocida por nuestros políticos. Por el contrario tenemos que ver como recibimos en nuestros países importaciones de productos de países extracomunitarios con dudosas garantías sanitarias para el ser humano.
• Desde Asaja Aragón hemos demandado una PAC que permita vivir a los agricultores y ganaderos del rendimiento económico de sus explotaciones. No estamos de acuerdo en dar tantas concesiones a los ecologistas, lo que provocará el cierre de muchas empresas tanto agropecuarias, como del sector servicios que viven gracias al sector agro.