En España se han producido 5.497 incendios forestales entre el 1 de enero y el 1 de agosto de 2021, un 20 por ciento menos que la media del último decenio, que asciende a 6.880 siniestros.Y aún queda  lo peor, ya que se está a las puertas de la fase de mayor riesgo de la campaña.

Según datos publicados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), del total de incendios forestales ocurridos en los últimos siete meses, 3.477 fueron conatos (el 63,25 por ciento) y 2.020 fueron siniestros de mayores dimensiones (el 36,75 por ciento).

El balance refleja además que el noroeste de España -Galicia, Asturias y Cantabria y las provincias de León y Zamora- presenta el 49,99 por ciento de la superficie forestal quemada y el mayor porcentaje de incendios (41,11 por ciento), seguida por las comunidades interiores (37,64 por ciento), el Mediterráneo (20,79 por ciento) y Canarias (0,45 por ciento).

Las comunidades autónomas que han concentrado más actuaciones de los medios del Miteco han sido Cataluña, Castilla-La Mancha, Galicia, Andalucía y Castilla y León, con 78 intervenciones en 17 incendios en lo que va de año.

En lo que respecta a superficie quemada, el incendio mayor hasta ahora ha sido el que se declaró en Arico (Santa Cruz de Tenerife), el 20 de mayo pasado, con unas 3.000 hectáreas quemadas, y además desde el 1 de enero pasado se han registrado otros 12 grandes incendios de más de 500 hectáreas, frente a los 9 de media de la última década.

Cinco de ellos ocurrieron entre los meses de enero y febrero: dos en Almería (en Berja y Olula de Castro); dos en Cantabria (en Udias y Cabuérniga) y uno en zonas de Navarra, Guipúzcoa y el sur de Francia.

DESDE QUE EMPEZÓ EL AÑO HAN ARDIDO 40.213,80 HECTÁREAS DE SUPERFICIE FORESTAL TANTO LEÑOSA COMO HERBÁCEA

Los otros siete se declararon entre el 12 y el 27 de julio: en Castilla-La Mancha hubo dos en Ciudad Real (en Corral de Calatrava y Almadén); uno en Cuenca (en Víllora) y otro en Albacete (Tobarra); en Andalucía, uno en Villarasa (Huelva) y en Cataluña se declaró un fuego en Santa Coloma de Queralt (Tarragona) que arrasó 1.288,85 hectáreas.

Respecto a la vegetación afectada por el fuego, desde que empezó el año han ardido 40.213,80 hectáreas de superficie forestal tanto leñosa como herbácea, algo menos de la media del último decenio, según consta en el balance del Miteco, auqnue aún queda lo peor al estar a las puertas de la fase de mayor riesgo de la campaña.

Los datos también indican que entre el 1 de enero y el 1 de agosto pasados el Gobierno ha prestado ayuda a las comunidades autónomas con 586 intervenciones en 245 incendios forestales, con casi 1.600 horas de vuelo y cerca de 6.500 descargas de agua.

El Miteco advierte de la posibilidad de que el calor apriete en los próximos días y con ello aumente el riesgo de incendios forestales, por lo que aconseja extremar la precaución, ya que el 95 por ciento de estos siniestros se debe a la acción humana.

Recuerda asimismo que el Estado, consciente de que aún queda lo peor, ha preparado un dispositivo contra incendios para la campaña de verano compuesto por 69 aeronaves, 7 unidades móviles de análisis y planificación sobre el terreno y 3 equipos de prevención de incendios forestales.