Asturias Ganadera ha apostado por establecer un control del lobo en cada zona «hasta hacerla compatible con el desarrollo de la ganadería extensiva local, sin cuotas impuestas artificialmente fuera del contexto real».

En un comunicado, esta asociación afirma que ve «con perplejidad la contradictoria postura de los sindicatos agrarios que han apoyado y siguen haciéndolo el Plan de Gestión del Lobo mientras se quejan de los escasos controles».

«Asaja, COAG y UCA permitieron que saliera adelante el Plan, debemos suponer que como parte de alguna negociación con otros intereses particulares, como el reparto del expolio patrimonial de la Cámara Agraria, con la Consejería», subraya.

Asturias Ganadera señala que se movilizó en contra de dicho plan de gestión por ser «una continuación de la política de años anteriores, lo que garantizaba su ineficacia».

«Proponíamos establecer una serie de cambios importantes en el diseño de la estrategia y los mecanismos de control de la especie», recalca.