La organización Asaja propondrá doce medidas al Consejo Regional Agrario, entre consultivo principal entre el sector y la Junta de Castilla y León, con el fin de garantizar unos «mínimos de supervivencia» para la agroganadería de la región, ante una sequía «sin precedentes».

Tras dos tercios de la campaña de secano, «hundido» el regadío por la imposibilidad de sembrar en «muchas» zonas, y con el pasto «ya agostado», habrá «daños y pérdidas en la práctica totalidad de las 72.000 explotaciones de Castilla y León», ha augurado Asaja mediante un comunicado.

Los problemas «excepcionales» exigen «medidas excepcionales», ha subrayado Asaja, que ha demandado a las administraciones que den la «talla» para proteger al sector de la agroganadería en un momento «crítico».

Propone cien millones de euros, destinados a préstamos subvencionados, a siete años, con dos de carencia

Entre las doce actuaciones que propone, se encuentran las ayudas de «minimis», para los agricultores profesionales que cotizan a la Seguridad Social, unos apoyos que autoriza Bruselas para «reparar los perjuicios causados por desastres naturales o por otros acontecimientos de carácter excepcional».

También demanda la consignación de una partida bianual en los presupuestos de la Junta de Castilla y León para 2017 de cien millones de euros, destinados a préstamos subvencionados, a siete años, con dos de carencia, mediante convenios con la banca privada.

Reducciones fiscales, exoneración del pago de cuotas a la Seguridad Social y el aplazamiento del pago a los regantes tanto de la tarifa de riego como del canon de regulación de la campaña 2017 se encuentran también entre las propuestas de esta organización.

Asaja reclama además, entre otras medidas, el compromiso de anticipar todas las ayudas de la PAC, a todos los agricultores y ganaderos, en la segunda quincena de octubre, y modificar las condiciones de cumplimiento de los requisitos para cobrar el «pago verde» y las medidas agroambientales.