Asaja de Castilla-La Mancha ha abogado este lunes 16 por que el Gobierno regional cambié el discurso sobre el agua y establezca un posicionamiento nuevo, antes de que se negocien los planes hidrológicos de las cuencas hidrográficas.

El secretario general de Asaja de Castilla-La Mancha, José María Fresneda, ha dicho en rueda de prensa que es el momento oportuno para plantearse un discurso distinto de cara al agua, porque ahora se dan las condiciones adecuadas, antes de que se inicie la negociación de los planes de cuenca.

Según Fresneda se requiere un posicionamiento nuevo del Ejecutivo autonómico, ya que Castilla-La Mancha «tiene que tener una posición clara en materia de agua todos los niveles».

Así, ha considerado que tendría que haber una ley del Agua en Castilla-La Mancha «para que nadie se salga de las competencias en esta comunidad» y ha defendido que «si se necesitan más competencias es juntos como tenemos que ir a buscarlas».

A juicio de Fresneda, «falta un modelo de política hidráulica» en España las confederaciones están haciendo «una dejación de funciones» y en este marco «nosotros vamos a defender el modelo de la legalidad por encima de cualquier otra cosa», ha subrayado.

En España hay un escenario de catastrofistas y otro negacionistas, «pero nosotros somos adaptistas, nos vamos a seguir adaptando», ha afirmado Fresneda, que ha asegurado que «somos realmente el único sector que mitiga el cambio climático».

Lo más importante es hacer un Plan Hidrológico Nacional, «que tenga en cuenta que las cuencas hidrográficas son diferentes»

Por otra parte, preguntado por el ‘Pacto Regional del Agua’ que está planteando el Gobierno autonómico, Fresneda ha dicho que él no ha visto ningún pacto «solo un folio o medio folio diciendo unas tontás impresionantes» y ha añadido que «a mí me mandaron un papel, folio y medio, que no se todavía que quiere decir».

A su vez, el secretario general de Asaja de Ciudad Real, Florencio Rodríguez, ha explicado que para la organización agraria lo más importante es hacer un Plan Hidrológico Nacional, «que tenga en cuenta que las cuencas hidrográficas son diferentes y los problemas de los agricultores de las diferentes zonas son también diferentes».

Rodríguez ha señalado que «lo está claro es que hay un España excedentaria en agua y una España deficitaria», y que de cara al futuro del regadío «se tiene que trasvasar agua de las zonas excedentarias a las deficitarias».

En este sentido, ha aseverado que «es paradójico e inconcebible» que aunque por Castilla-La Mancha pasan siete cuencas hidrográficas, «y somos generosos con Andalucía, con Extremadura, con Levante y con otras zonas», sin embargo tenga las dotaciones de agua más bajas de toda España.

«Tenemos más del 50 por ciento de reducción con respecto a otros territorios de España y eso nos hace muchos menos competitivos, ya que las inversiones que se han hecho en la región han sido mayoritariamente a costa de la inversión privada», ha lamentado.

En Castilla-La Mancha «hay una gran deuda histórica a nivel de infraestructuras y a nivel de agua», ha apuntado Rodrígue, que ha defendido que «por eso es fundamental que esta región abandere el movimiento de apoyar un Plan Hidrológico Nacional para subsanar las diferencias que puede haber entre regiones y unas zonas y otras».

Y ha reiterado que a pesar de tener siete cuencas hidrográficas, «es el territorio de España donde menos infraestructuras se han hecho, dónde menos se está haciendo por las deficiencias en materia de agua y para poder aprovechar y reclamar lo que en justicia le corresponde».