Con un adelanto de casi dos semanas respecto al año pasado, el Consejo Regulador de la DOCa Rioja ha difundido su primer informe con resultados de los muestreos del seguimiento de la maduración de la uva en la Denominación.

Como es habitual, este primer boletín de maduración recoge datos únicamente de viñedos de Rioja Oriental, donde se estima un adelanto de casi dos semanas sobre la campaña anterior. Este adelanto viene marcado fundamentalmente por la destacada evolución de las uvas Tempranillo y Tempranillo Blanco.

El estado sanitario y el vegetativo del viñedo son muy buenos. Se observan algunas zonas concretas con síntomas de estrés hídrico y golpe de calor, especialmente en parcelas de Graciano; no obstante, en términos generales no se está viendo condicionada la maduración.

El peso de la baya se muestra menor que el año pasado en todas las variedades, y se observan racimos menos compactos. El Órgano de Control del Consejo Regulador pone ahora especial atención en la evolución de la acidez y pH así como de la madurez fenólica, los cuales muestran unos correctos valores iniciales.

Estas conclusiones han sido recogidas en el primer Boletín de Maduración editado por el Consejo Regulador en 2022. El organismo irá extendiendo su análisis de maduración al conjunto de la Denominación en las próximas semanas, ofreciendo un servicio que permite a los viticultores determinar la fecha idónea de vendimia en cada localidad y optimizar así la calidad del fruto y de los vinos elaborados.

Ante este panorama, cabe recordar que el Observatorio de Precios Agrarios de La Rioja ha situado los costes de producción entre 0,67 y 0,68 euros/kg para uva tinta, al igual que el año pasado, y entre 0,52 y 0,54 euros/kg para uva blanca, con un leve descenso al aumentar el rendimiento. El coste medio de elaboración de vino a granel es de 17,20 euros/cántara en vino tinto, 14,20 euros/cántara en vino blanco y 16,67 euros/cántara en vino rosado.