Extremadura ha iniciado la campaña de siembra de las más de 205.000 hectáreas de cereal de secano pero con mucha preocupacion, ya algunos costes, como la toneleda de Urea que se ha incrementado un 190%, hace que las previsiones de precios de la próxima camaña deba estar por encima de los 300 euros por tonelada si no se quiere perder dinero, según advierte la Unión Extremadura.

Inicialmente, las previsiones son de mantenimiento de los precios del cereal ya que la demanda de este producto se mantiene alta y la previsión de cosecha va a venir condicionada por la pluviometría.

En cambio lo que está escandalizando a los agricultores son los costes de producción que van a tener esta campaña. Están teniendo una subida del 30% en combustible, más de un 40% en fitosanitarios, más de un 30 € en maquinaria y repuesto y la palma se la lleva los fertilizantes con una subida de los nitrogenados en más del 190% con respecto al año pasado por estas fechas.

En noviembre del año 2020 la tonelada de Urea se cotizaba a 343 €tm en cambio hoy,  esta misma tonelada de este fertilizante nitrogenado se cotiza a 652 €/tm, una subida del 190% en solo una campaña.

La organización agraria señala que se está informando de que esta subida «es debido al alza de las materias primas y los costes de producción, pero lo cierto es que aparte de este alza, los agricultores de la Unión Europea estamos pagando más caro los fertilizantes nitrogenados, por la aplicación del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/1722 de la Comisión por la que se establece un derecho antidumping a las importaciones de nitrato de Rusia. Solo en este concepto se nos está encareciendo 32,71 € la tonelada, para que la industria de fertilizante de la Unión Europea pueda tener grandes beneficios».

En este sentido, rechazan cuando se dice que se está un mercado libre, «pero se blindan los intereses económicos de las industrias a costa de los intereses de los agricultores. Los agricultores de la Unión Europea tenemos que competir en precio con producciones del exterior  y en cambio se nos imponen unos precios de los costes de producción muy superiores a nuestros competidores».

Por todo ello, la Unión Extremadura ha remitido un escrito al Ministerio de Agricultura y a la Consejería de Agricultura de Extremadura, exigiendo que se tramite ante la Unión Europea,  la inmediata anulación del Reglamento 2018/1722, para poder abonar los campos a los mismos costes que nuestros competidores.