Arranca la semana clave de una nueva PAC que va a garantizar el 36% de los ingresos el agricultor. En estos días, no sólo finalizará el plazo de presentación de la solicitud única de las ayudas el día 31, sino que, como anunció el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, el 28 de mayo se cerrarán «ya definitivamente» las negociaciones para aprobar los 3 reglamentos que conforman el paquete legislativo de la futura PAC (planes estratégicos, horizontal –financiación- y el relativo a las organización común de mercado agrícola). A partir de ahí habrá que esperar a la celebración de la conferencia sectorial monográfica el 11 de junio. En ella, el ministro y los consejeros y consejeras del ramo negociarán el acuerdo político de la aplicación de la política agraria en España, con el que proseguirá la redacción del Plan Estratégico Nacional, que tiene que presentar antes de final de año en Bruselas.

Pero será una nueva PAC que nacerá con muchas dudas, enfados y divisiones, pese a todo lo que hay en juego. Un informe europeo detalla que la PAC supone el 36% de los ingresos medios de los agricultores de la UE, siendo los pagos directos hasta un 26% de dichos ingresos. No obstante, y a pesar de estas cifras, y de las medidas de desarrollo rural, que también «contribuyen al crecimiento de la productividad», el estudio es tajante: sigue habiendo una brecha de ingresos entre los que se dedican a otros sectores.

DUDAS SOBRE CUÁL SERÁ LA DEFINICIÓN DE AGRICULTOR GENUINO, CUÁNTAS REGIONES HABRÁ , CUÁNTOS ECOESQUEMAS Y CON QUÉ CONDICIONES O EL FUTURO DE LOS DERECHOS HISTÓRICOS

Y es esta brecha el gran caballo de batalla (y nunca mejor dicho lo de batalla por los enfrentamientos que está habiendo) de una nueva PAC que no convence a casi nadie. Tras venderla a cada CCAA como algo diseñado para ellas, lo cierto es que Luis Planas no ha logrado aunar el respaldo que reclamaba. Con cada paso que daba sumaba apoyos… para perderlos días después en busca de otros nuevos. Su pulso con Andalucía, que ha liderado la oposición a esta reforma, se ha quedado corto, al lograr que se hicieran distintos frentes, (las CCAA de la Cornisa Cantábrica, el Pacto Aragón-Castilla-La Mancha,…) que solo han logrado dividir aún más a la mayoría y defraudar a la totalidad.

El citado informe de la UE sobre las ayudas señala, por ejemplo, que  las ayudas asociadas deberían ser «más eficaces en términos de finalidad y competitividad», y los Estados miembros deberían definirlas mejor. También podría mejorarse la eficiencia administrativa y de gestión del Pago Verde y de las normas que definen a los agricultores activos.

Respecto a la convergencia, detalla que «su implementación ha sido limitada», y no siempre ha cumplido objetivos. «El pago redistributivo ha sido eficaz para ayudar a las fincas más pequeñas, pero su implementación también ha sido limitada», asegura el informe.

Cuestiones básicas que ahora se deberá definir en la elaboración del Plan Estratégico, verdadero caballo de batalla nacional porque es ahí donde se debe dilucidar que aportará de nuevo y qué de cambios una nueva PAC cargada de dudas.

Dudas sobre cuál será la definición de agricultor genuino, cuántas regiones habrá finalmente, cuántos ecoesquemas y con qué condiciones o el futuro de los derechos históricos. o, como se habla ahora, de los pagos históricos.