La campaña hortofrutícola en Castilla-La Mancha se ha iniciado con unos precios para el melón y la sandía casi a la mitad de lo pagado la pasada campaña. Así, para la sandía la cotización oscila entre los 10 y los 12 céntimos de euro y en torno a los 12 o 14 céntimos del melón, unas cotizaciones muy inferiores respecto a las del inicio de 2016.

Estas son las cotizaciones de arranque más bajas desde la creación de esta lonja, en 2013, que este año alcanza su quinta campaña. Los miembros de la Lonja han coincidido en afirmar que el retraso de la recolección en la región de Murcia, “donde este año se ha plantado mucho melón” y el adelanto de la corta de frutos en La Mancha ha hecho que se solapen ambas campañas, con el consiguiente descenso en los precios. Confían en que a partir de agosto esta situación se normalice y las cotizaciones tiendan al alza.

Así lo ha constatado la Asociación Interprofesional del Melón y la Sandía de Castilla-La Mancha, cuya sede se encuentra en la localidad ciudadrealeña de Manzanares, donde el miércoles 19 se celebró la primera lonja de esta campaña.

La pasada campaña hortofrutícola se inició con unos precios para la sandía que oscilaban entre los 20 y 35 céntimos por kilo y en torno a torno a 40 céntimos por kilo para el melón.

El descenso de la cotización se debe a que la recolección se ha iniciado unos nueve días antes respecto al año pasado y al retraso de otras campañas que, como la de Murcia, solapan el mercado, ha señalado a Efe el presidente de la Asociación Interprofesional, Cristóbal Jiménez.

La superficie destinada este año al cultivo del melón asciende a 6.115 hectáreas, mientras que la de la sandía asciende a algo más de 2.500, unas 590 hectáreas menos respecto a la de 2016, ha indicado Jiménez.