La Alianza UPA-COAG ha vuelto a denunciar los problemas que, un año más, está generando la aplicación informática en la tramitación de las ayudas PAC, cuyo plazo se inició el pasado 1 de febrero.

Desde esta fecha prácticamente todos los días los técnicos de las organizaciones agrarias se están encontrando con problemas diversos en relación a la plataforma PAC 2018. A pesar de haber transcurrido más de un mes desde el inicio de la campaña la casuística de problemas es muy diversa, desde el procesamiento de los datos que es muy lento, hasta las dificultades para acceder a los croquis, la no depuración de los expedientes o directamente la no apertura de la aplicación informática, por lo que el registro del documento está resultando prácticamente imposible de realizar.

La situación «es desesperante, puesto que en algunos momentos del día resulta imposible el trabajo de gestionar el expediente»

La Alianza UPA-COAG considera un despropósito que «un año más nos encontremos con unos problemas, que desde esta organización ya advertimos semanas atrás de que se podían producir y que deberían tener respuesta ágil y funcional desde la Administración regional por el bien de los agricultores y ganaderos».

Lo cierto es que la situación a día de hoy para las entidades profesionales, como son las organizaciones agrarias, para ayudar a los agricultores o ganaderos a solicitar las subvenciones europeas «es desesperante, puesto que en algunos momentos del día resulta prácticamente imposible el trabajo de gestionar el expediente por el mal funcionamiento de una aplicación informática que deja mucho que desear.»

Por ello, la Alianza UPA-COAG solicita a la Consejería de Agricultura y Ganadería que dado que tiene su propia herramienta informática, a diferencia de otras comunidades autónomas que usan la aplicación del Ministerio de Agricultura, tome cartas en el asunto y responda con diligencia a estos problemas. Los agricultores y ganaderos ven transcurrir los días y muestran su enorme malestar ante los problemas técnicos que no se solucionan por una aplicación que ‘sigue colgándose’ a diario durante un tiempo indeterminado obstaculizando con ello el proceso de tramitación de las ayudas agrarias.