Más ayudas para los que realicen una agricultura y ganadería productiva y al tiempo alcancen un mayor compromiso con la protección del medioambiente. Es la receta que va a proponer UPA en el congreso internacional “La arquitectura verde de la PAC post 2020. Profundizando en eco-esquemas” que organiza desde este miércoles 29 el Ministerio de Agricultura en Zafra (Badajoz).

A pesar de las incertidumbres sobre el proceso de reforma de la PAC, con la nueva Eurocámara recién elegida y con todo por decidir, la intención de avanzar en el compromiso de la agricultura y la ganadería europeas con el medioambiente es un hecho cada día más irrefutable.

Por ello, en Zafra se va a avanzar en lo que será el Plan Estratégico de aplicación de la PAC en España, un concepto novedoso que para UPA debe servir para corregir la incomprensión histórica de esta política con la agricultura mediterránea.

“Siempre hemos achacado la concepción demasiado centroeuropea de la PAC. Ahora, con estos planes de personalización de la PAC a cada país, tenemos la oportunidad de corregirlo”, han explicado.

El trabajo de la agricultura y ganadería familiar por el medioambiente

UPA defiende que figuras como los eco-esquemas que la futura PAC implantará deben servir para premiar a los agricultores y ganaderos que lleven a cabo una actividad productiva y protejan de forma activa el medioambiente. Realidades que “por supuesto son compatibles”, afirman desde esta organización.

UPA va a presentar en el congreso de Zafra la experiencia de su proyecto Polinizup –que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y de Syngenta-.

La organización agraria ha explicado que están comprobando, con el trabajo conjunto de ingenieros agrónomos, agricultores y entomólogos, que es posible desarrollar una agricultura productiva y al mismo tiempo contribuir a recuperar las poblaciones de insectos polinizadores.

“Los agricultores y ganaderos somos agentes que trabajan en pro del medioambiente, y queremos serlo aún más en el futuro, pero es indudable que esa labor tiene un coste y es la PAC la que puede premiar a los que más se comprometan”, han concluido.

UPA se ha confesado en este congreso de arquitectura verde preocupada por que la figura de los eco-esquemas pueda ser corrompida. Esta figura debe servir para fomentar una actividad sostenible desde el punto de vista social, ambiental y económico, valorizando las actividades y medidas productivas, con un enfoque social hacia la agricultura familiar.

Debe aplicarse la degresividad e imponerse un techo de ayudas. “En ningún caso admitiremos que se fomente la existencia de explotaciones improductivas o poco productivas y con escaso trasfondo social”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here