El Gobierno de Aragón apuesta por un modelo público de gestión forestal basado en el operativo forestal de Sarga y el favorecimiento del empleo local y que a su vez se sustenta en la prevención. Una prevención basada en la realización de trabajos selvícolas, la adecuación de las masas forestales a la resistencia de los efectos del cambio climático y en la extinción, que con una rápida capacidad de respuesta ha dejado en conato el 77% de los incendios que se registraron en el 2017.

En este sentido, el ejecutivo contempla la ejecución de trabajos selvícolas en una horquilla comprendida entre las 4.500 y las 5.000 hectáreas trabajadas en todo Aragón.

El presupuesto del Ejecutivo en materia antiincendios para este ejercicio asciende a 21,47 millones de euros. Como novedad de esta campaña 2018, las ocho cuadrillas helitransportadas con las que cuenta el operativo comenzaron los trabajos selvícolas de prevención ya en enero, encontrándose activos desde esa fecha. Lo que supone que hay 605 personas contratadas: 449 personas contratadas en las cuadrillas terrestres, 96 en helitransportadas y algo más de 60 personas para autobombas forestales. Aunque, en plena campaña estival, el número de profesionales superará los 800ç.

A partir de este viernes 6, se han ido incorporando progresivamente los puestos de vigilancia, hasta cubrir 11 puestos a lo largo de todo el mes de abril.

En cuanto a las condiciones laborales del personal del Operativo, la nómina de los operarios especialistas asciende a unos 1.865 euros brutos al mes en las cuadrillas terrestres. Por su parte, la remuneración de los jefes de cuadrilla es de 2.075 euros brutos mensuales. En ambos casos, se perciben pluses adicionales por la asistencia a incendios forestales. El horario de trabajo se adapta a la tipología de los trabajos desarrollados y a los niveles de activación de medios definidos por la Dirección General de Gestión Forestal, Caza y Pesca