El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha garantizado el apoyo «cerrado» al Gobierno de España para que defienda ante la Unión Europea que la despoblación es una «política de Estado», y por tanto, debe convertirse en una de las claves de los próximos repartos de fondos europeos.

Lambán ha participado en la inauguración del II Congreso sobre despoblación que acogerá Huesca entre este jueves 22 y el viernes 23 y a la que también ha acudido la comisionada del Gobierno para la Estrategia demográfica, Edelmira Barreira.

Ventajas fiscales que abarcan la natalidad, la residencia, la vivienda o la implantación industrial en pueblos

La despoblación es uno de los problemas más notables a los que se enfrenta Aragón en estos momentos. Sólo la capital autonómica, Zaragoza, acoge la mitad de los habitantes de la comunidad.

El Gobierno regional, ha dicho Lambán, lleva tiempo combatiendo este fenómeno mediante medidas en diferentes ámbitos, entre ellas una reciente directriz de la Consejería de Ordenación del Territorio, ya publicada en el Boletín de Aragón, que consagra la «discriminación fiscal positiva» como una prioridad. Esas ventajas fiscales abarcan la natalidad, la residencia, la vivienda o la implantación industrial en pueblos.

Pero Lambán ha dejado claro que ni las comunidades ni los ayuntamientos pueden abordar el reto demográfico de la despoblación por sí mismos, y por ello, ha señalado que «sólo el Gobierno de España» es el que puede inculcar en Europa que la despoblación se tenga en cuenta como una política de Estado, y en consecuencia, como factor clave en el reparto de los fondos estructurales europeos.

Del mismo modo que territorios del norte de Europa llevan años recibiendo un «tratamiento específico» por la despoblación que padece, el Gobierno de España ha de reclamar una consideración similar.

Porque en España, tal y como apunta un reciente informe de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), prácticamente la mitad de los más de 8.100 localidades que hay en el país se encuentran ya en riesgo de extinción.

Reclama que las estrategias contra la despoblación se basen en criterios de sostenibilidad y ética

Aragón, junto a Castilla y León, Galicia y Asturias, entre otros territorios, es una de las comunidades que desde hace tiempo están liderando la lucha contra la despoblación en el Foro de las Regiones, un foro que el próximo lunes se reunirá en Teruel con la intención de aportar sugerencias al Comisionado del Gobierno.

Lambán ha indicado que la despoblación efectivamente es «un problema de Estado» que requiere «soluciones de Estado», y, por ello, se ha felicitado de que en la Conferencia de Presidentes del pasado mes de enero este asunto se colocara entre las prioridades, tal y como Aragón solicitó.

La comunidad autónoma, en colaboración con las diputaciones y los ayuntamientos, lleva tiempo adoptando medidas con «resultados», ha apuntado el presidente, quien ha citado el aprovechamiento de la nieve en los Pirineos, la activación de la agroindustria en Huesca o la extensión de la banda ancha a «todos los rincones de Aragón» antes de 2020, cuestión que Lambán ha considerado prioritaria.

Y sobre todo, según sus palabras, es esencial llevar los servicios públicos a los pueblos, especialmente en educación y en sanidad. «Sin medidas como éstas, la despoblación sería irreversible, pero si podemos evitarla, podremos llevar a los jóvenes la esperanza de que podrán vivir en un medio que ahora mismo no les apetece», ha asegurado.

El presidente de Aragón, asimismo, ha reclamado que las estrategias contra la despoblación se basen en criterios de sostenibilidad y ética.