La Asociación Profesional de Productores de Semilla Certificada (APROSE) también ha mostrado su preocupación respecto a la normativa de la Comisión Europea que ha decidido prohibir, a partir de la PAC del 2018, el uso de plaguicidas en las llamadas Superficies de Interés Ecológico (SIE). En su opinión, la medida va a provocar muchos perjuicios al sector y llega tarde, por lo que reclama «un periodo de transición para la aplicación de la normativa”.

Para la asociación, dicha norma va a suponer serios inconvenientes para los agricultores: Por un lado, limita las potencialidades de los cultivos que se quieren promocionar y por otro, complica la gestión de parcelas con leguminosas, parte de las cuales entran dentro del greening obligatorio, y parte dedicadas a la producción de proteicas.

Plantea la posibilidad de que se autoricen productos fitosanitarios de baja toxicidad para no desanimar al sector

Para APOROSE, Esta situación amenazaría la continuidad de los cultivos de leguminosas y proteaginosas, fijadores de nitrógeno, al no resultar viable su producción sin la posibilidad de utilizar ningún producto fitosanitario, en un momento en que las empresas de semillas estamos haciendo un esfuerzo para incrementar la oferta varietal de leguminosas adaptadas a nuestras condiciones.

Oscar Lanzaco, asesor técnico de APROSE, opina que “la norma llega tarde, cuando las decisiones sobre alternativa-rotación de cultivo de los agricultores están ya tomadas. Por eso, desde la Asociación pedimos una proporcionalidad en los controles por parte de la Administración, que tenga en cuenta que es necesario un periodo de transición para la aplicación de la normativa”.

Así mismo, APROSE plantea la posibilidad de que se autoricen productos fitosanitarios de baja toxicidad, catalogados Xn y Xi. «De lo contrario, todos estos factores podrían desmotivar a los agricultores a sembrar cultivos que parecía que se querían potenciar, y cuya producción en la Unión Europea es deficitaria».