La Comisión Europea ha aprobado el uso de proteína de origen animal, incluida la procedente de insectos, para elaborar piensos destinados a no rumiantes, en concreto, aves de corral y porcino.

El texto, que publica este miércoles 18 el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE), deroga varias prohibiciones sobre uso de proteína de origen animal para piensos vigentes desde la crisis sanitaria de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) -conocido como ‘mal de las vacas locas-.

Tras las investigaciones y dictámenes científicos pertinentes, la CE ve oportuno acabar con la prohibición de alimentar a animales de granja no rumiantes con colágeno y gelatina de rumiantes.

Se calcula que unas 100.000 toneladas de restos de productos alimenticios que contienen colágeno o gelatina de rumiantes se eliminan anualmente en la Unión, ya que no podían utilizarse hasta ahora.

También se permitirá utilizar proteínas animales transformadas derivadas de no rumiantes en los piensos para no rumiantes, respetando la prohibición actual de reciclado dentro de la misma especie; en concreto, se aprueba de nuevo el uso de proteínas animales de origen porcino en los piensos para aves de corral y viceversa.

HASTA AHORA SOLO SE PERMITÍA EL USO DE PROTEÍNA PROCEDENTE DE INSECTOS PARA LA ALIMENTACIÓN DE ANIMALES DE ACUICULTURA

Para esa validación, se ha exigido la existencia de técnicas efectivas y validadas para distinguir entre las proteínas animales transformadas procedentes de diferentes especies, así como la realización de un análisis pormenorizado del riesgo de tal reintroducción en lo que respecta a la salud animal y pública.

En concreto, hay métodos de PCR capaces de detectar la presencia de material porcino o de aves de corral en los piensos que permiten una aplicación correcta de las exigencias normativas.

Por otro lado, hasta ahora se permitía el uso de proteína procedente de insectos para la alimentación de animales de acuicultura.

Con el reglamento actual, también será posible para las aves de corral porque son animales insectívoros; y para los cerdos al ser omnívoros, según indica el texto.

Además, la CE ha justificado la necesidad de retomar la proteína animal para los piensos porque un informe de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo sobre el desarrollo de proteínas vegetales en la Unión Europea destaca la necesidad de reducir la dependencia de la Unión de terceros países en lo que respecta al abastecimiento de proteínas.

Desde el punto de vista nutricional, las proteínas animales transformadas son una materia prima para piensos «excelente», con una elevada concentración de nutrientes, «muy digestibles, como aminoácidos y fósforo, y un alto contenido en vitaminas». Estos cambios entrarán en vigor dentro de 20 días.