Tras varios años de gestiones realizadas desde Freshuelva, conjuntamente con Fepex, el MAPA ha confirmado la apertura del mercado canadiense a las fresas españolas que podrán exportarse esta misma campaña.

La solicitud de Freshuelva a la apertura del expediente de exportación de fresas a Canadá, se completó con un dossier en el que colaboró la empresa asociada Frutas Borja, S.l. afincada en Almonte y desde donde ya se habían iniciado contactos con importadores canadienses muy interesados en nuestras fresas y berries. Y es que el Gobierno español acaba de aceptar los requisitos establecidos por Canadá para la comercialización de fresas, que se ciñen a un certificado fitosanitario, sin declaración adicional, toda vez que la Canadian Food Inspection Agency (CFIA) ha analizado toda la información proporcionada para el Análisis de Riesgo de Plagas para frutos de fresa (Fragaria x ananassa) por la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

De esta forma, la CFIA iniciará el proceso de autorización de las importaciones del producto al mercado canadiense, que comenzará con un período de prueba de importación durante el cual el 100% de los envíos de fresa española importada serán sometidos a inspecciones físicas al llegar a Canadá. Este período de prueba de importación, tendrán una duración que dependerá del número de envíos inspeccionados y la tasa de cumplimiento. De la misma forma, la CFIA informará a España cuando finalice el período de importación de prueba, en el que también se normalizarán las tasas de inspección.

El gerente de Freshuelva, Rafael Domínguez, ha recordado que una de las principales líneas de trabajo de la asociación es la apertura de nuevos mercados para los frutos rojos onubenses que posibilite continuar con el crecimiento y las posibilidades de expansión que tienen los berries, pero que tiene que ir de la mano de nuevas vías de comercialización y transporte.

La fresa es el cultivo más importante de la provincia de Huelva, con una producción de más de 250.000 toneladas en la pasada campaña, de la que se exporta al exterior más del 80%. El cultivo onubense hace frente desde hace años a una fuerte competencia procedente de países como Marruecos, Turquía y hasta los principales importadores, como son Alemania, Francia o Italia, en una fase final de la campaña onubense, lo que provoca, precisamente, que esta tenga que poner su punto final en el mes de mayo, desde hace unos años. Sin duda el mercado canadiense podría absorber una cantidad importante de fresas españolas. Nuestro país, tendría que afrontar ahora el reto de diseñar la ruta comercial que propicie le llegada de la fruta a su destino lo antes posibles y en las mejores condiciones de calidad y sabor.

(Fotos: Archivo)