El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) ha denunciado el hallazgo de un nuevo cadáver de lobo muerto cerca del río Somiedo, cerca de la localidad de Castro, en el Parque Natural de Somiedo. En declaraciones a Efe, el presidente de FAPAS, Roberto Hartasánchez, ha explicado que aún no han podido verificar si la muerte del lobo fue violenta a causa de la actuación de un furtivo, como en el caso de los otros cuatro ejemplares hallados muertos en distintos puntos del Principado en las últimas semanas.

Hartasánchez, que ha denunciado la «manipulación» que a su juicio se hace desde la administración de las necropsias de los animales salvajes, ha apuntado la coincidencia de que el hallazgo se ha producido en una zona donde recientemente se han registrado daños a ganado provocados por los lobos, lo que podría haber llevado a alguien a tomarse «la justicia por su mano».

En un comunicado, FAPAS denuncia que «la cadena de sucesos» en torno al lobo en Asturias refleja «una dinámica de acoso a la fauna silvestre sin precedentes».

A este caso de otro lobo muerto se le debe sumar que en las últimas semanas han sido encontrados otros cuatro cadáveres de lobos, uno de ellos colgado de una señal en una carretera del parque natural de Las Ubiñas, otros dos debajo de un coche en el aparcamiento de un supermercado de Arriondas, y uno más en las afueras de la localidad de Cangas de Onís.