A partir del próximo 16 de octubre se puede comenzar a abonar los anticipos de la PAC en 2022. Sin embargo, desde Unión de Uniones se lamentan que estas ayudas llegan tarde para muchos agricultores, como por ejemplo para afrontar pagos para el inicio de la siembra de cereales de invierno, y el dinero nunca es tanto como el que «se vende, ya que se anuncia un adelanto del 70% en pagos directos y del 85% de las ayudas del desarrollo rural y la realidad es que luego el conjunto de las autonomías sólo alcanzaba el 58% de los pagos directos».

Este año, la Comisión Europea ha vuelto a autorizar, como ya hiciera en 2021, la excepción por la que se permite aumentar el volumen de los pagos anticipados: si hasta ahora los Estados miembros podían anticipar hasta el 50% de los pagos directos y hasta un 75% de las ayudas de desarrollo rural, para 2022 se ha autorizado, dada la situación actual, que estos anticipos puedan alcanzar hasta el 70% y 85% de los pagos respectivamente. Estos pagos deberán realizarse antes del 1 de diciembre, pero no antes del 16 de octubre.

Si bien estas acciones son positivas para el sector, que se enfrenta a una gravísima crisis de precios de los insumos que dificultan el inicio de la siguiente campaña, ingresos mermados por la sequía o los disparados costes de producción, desde Unión de Uniones se considera que, dados los antecedentes, «el impacto puede ser muy limitado al menos en España.»

PESE A QUE SE ANUNCIAN PARA EL 16 DE OCTUBRE NUNCA LLEGA EL DINERO ANTES DE FINAL DE MES

Cabe destacar que, en España, las decisiones respecto a los anticipos recaerían en las Comunidades Autónomas, y hasta ahora, los anticipos no han alcanzado su máximo potencial.

Así, los anticipos de la PAC pueden darse desde el 16 de octubre, sin embargo, como muy pronto estos suelen llegar a finales de este mes, por lo que, por ejemplo, un agricultor que tenga que afrontar pagos para el inicio de la siembra de cereales de invierno puede que tenga que recurrir a otros mecanismos financieros para afrontar la campaña debido a este retraso.

Asimismo, no constan precedentes de anticipos de los pagos en las ayudas de desarrollo rural o asociadas ganaderas limitando el potencial impacto positivo del mecanismo.

Además, y aunque varía mucho por Comunidades, la cantidad de anticipo solicitada no alcanza nunca los topes máximos, otro factor que diluye el potencial impacto que tendrían estos anticipos. Por ejemplo, a nivel estatal, en 2021 y a pesar de que se permitiera un mayor volumen de anticipos, la cantidad anunciada por el conjunto de las autonomías sólo alcanzaba el 58% de los pagos directos, mientras que el límite era del 70%.

Así, desde UNión de Uniones lamentan que «a pesar de un mayor volumen de anticipos permitido, es muy posible que las Comunidades Autónomas no tengan pensado aumentar su esfuerzo para hacer llegar un mayor volumen de su dinero a los agricultores en este anticipo de la PAC»·.

Por ello, se solicita a los responsables autonómicos, dada la crisis del campo actual, que los agricultores y ganaderos dispongan de su PAC cuanto antes, «porque es crucial para afrontar con un mínimo de liquidez la campaña; lleven a cabo esfuerzos para poder hacer llegar los anticipos permitidos y cuanto antes al sector».

Asimismo, reclama a las autoridades que aceleren la realización de controles e inspecciones de cara a que más líneas de ayuda puedan ser susceptibles de los anticipos de la PAC