La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ha acordado dictar una resolución mediante la cual suspende cautelarmente y de forma temporal la recogida nocturna de la aceituna en olivares superintensivos mediante cosechadoras cabalgantes con el objetivo de determinar si existe o no afección para las aves silvestres y, en su caso, las posibles medidas correctoras.

La medida se adopta de forma temporal hasta que concluya el desarrollo de los estudios encargados por la consejería al Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) que permitan conocer con rigor y exactitud la biología y ecología del sistema del olivar en seto y las aves que lo habitan, los posibles efectos que la recolección nocturna mecanizada pudieran tener sobre las aves migratorias.

La medida se ha tomado en consenso con las organizaciones agrarias andaluzas tras reunirse con ellas

El estudio multidisciplinar encargado por la consejería (para cuyo desarrollo sí se permitirá la utilización de cosechadoras cabalgantes) persigue llegar a una «evaluación veraz e independiente» acerca de la afección de estas máquinas sobre la avifauna.

Esta resolución, que se publicará en los próximas días, se alcanza después de la consulta realizada por la consejería a las organizaciones agrarias (Asaja, Coag, Upa y Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía) en el transcurso de la reunión que a tal efecto han mantenido con la Administración andaluza en la sede de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

Recientemente, Ecologistas en Acción había solicitado a la presidencia de la Junta de Andalucía la inmediata prohibición de la recogida nocturna de aceitunas por medios mecánicos en los olivares en modalidad superintensiva, ya que puede provocar la muerte de 2.600.000 aves, según un informe de la propia Junta de Andalucía