La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha afirmado este jueves 27 que «Andalucía se está preparando para las próximas sequías» con la inversión que la Junta está destinando a política hídrica bajo las directrices de un presidente autonómico que es «sensible» con las necesidades de esta tierra y sus habitantes. «El Gobierno andaluz está trabajando para tener todos los instrumentos necesarios que permitan implantar políticas hídricas integrales en Andalucía y luchar contra la sequía«, ha recalcado, afirmando que las actuaciones en materia de agua son «una prioridad absoluta» para el Ejecutivo regional desde el inicio de su primer mandato.

En respuesta a una pregunta parlamentaria sobre la aprobación definitiva de los planes hidrológicos de las demarcaciones hidrográficas intracomunitarias de Andalucía (Guadalete-Barbate, Tinto-Odiel-Piedras y Cuencas Mediterráneas andaluzas), Carmen Crespo ha explicado que estos documentos con horizonte temporal hasta 2027 reúnen actuaciones por valor de 4.500 millones de euros y el 70% de esta inversión la aportará la Junta. «Se trata de unos fondos de gran importancia para luchar contra la sequía no solo del presente, sino también del futuro», ha apuntado.

La consejera ha recordado que a la llegada del primer ejecutivo liderado por Juanma Moreno, los planes hidrológicos de estas cuencas estaban «tumbados por el Tribunal Supremo» y que, además del trabajo realizado para su actualización, la Junta ha logrado «un Pacto del Agua en el que se incluyen aportaciones de 100 entidades». Crespo ha comentado que, gracias a esta gestión del Gobierno andaluz, este territorio es hoy ejemplo para otras comunidades autónomas que «se están fijando en Andalucía para impulsar unos instrumentos necesarios para el desarrollo de políticas hídricas encaminadas a luchar contra la sequía».

DEFENSA DE TODAS LAS FUENTES HÍDRICAS

Carmen Crespo ha afirmado que «la fórmula» elegida por el Ejecutivo andaluz es «vincularse» a todas las actuaciones que puedan ofrecer oportunidades para avanzar, mientras que otras administraciones «se dedican a quitar posibilidades hídricas a los territorios». A modo de ejemplo, la consejera ha comparado la decisión del Estado de ampliar el caudal ecológico del río Tajo con la apuesta de la Junta por sumar aguas regeneradas a Andalucía.

Created with GIMP

Por un lado, Crespo ha lamentado que el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico haya elevado a 8,6 metros cúbicos por segundo (m³/s) el caudal del Tajo a pesar de que los científicos establecían 6 m³/s y que la medida adoptada por el Estado supone «restar posibilidades al levante español».

Por el contrario, como ha destacado la consejera, «Andalucía tendrá la posibilidad de contar el próximo otoño con 73 hm³ de aguas regeneradas» que, con el avance de las actuaciones incluidas en los planes hidrológicos, ascenderán a 184 hm³ de recursos adicionales para la región. «De esta forma, aportaremos agua a sectores productivos de gran relevancia para la economía andaluza como son la agricultura y la industria y, al mismo tiempo, sumaremos posibilidades de hidrógeno verde», ha explicado.

Carmen Crespo ha recalcado que para lograr este objetivo es preciso tomar en consideración «todas las fuentes hídricas» (trasvases, presas de regulación, conexiones y aguas desaladas y regeneradas) e incluso actuar en iniciativas que van más allá de las competencias de la Junta ante la posibilidad de próximas sequías. Al hilo de esta cuestión, ha recordado que el Gobierno andaluz se ha implicado en la inversión necesaria para impulsar las conducciones de la presa de Rules, unas obras declaradas de interés general del Estado.