La consejera andaluza de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha insistido en sus críticas al Plan Estratégico nacional y ha pedido que se cambie para que las ayudas acopladas incluya “una definición de olivar tradicional amplia, que dé cabida a todos los de Andalucía”, y que contemple más de 8 ecoesquemas, inclyendo uno solo para el olivar.

En este sentido, ha asegurado que “si no se amplían los ecoesquemas, la provincia de Córdoba experimentará una bajada del 7% y eso no nos lo podemos permitir en este momento”, ha recalcado Crespo, que ha recordado que Andalucía presentó al Ministerio unas alegaciones que contaban con el respaldo unánime de todo el sector agrario. Según las estimaciones del Gobierno autonómico, el olivar andaluz podría perder 60 millones de euros al año si se mantienen las condiciones actuales del Plan Estratégico Nacional, por lo que insiste en que la ayuda acoplada «dé cabida a todos los de la región».

La consejera ha visitado las instalaciones de Núñez de Prado junto al presidente de esta empresa, Felipe Núñez de Prado, y a la alcaldesa de Baena (Córdoba), Cristina Piernagorda. Durante el recorrido, Crespo ha subrayado que esta firma oleícola, cuyos productos están amparados por la Denominación de Origen Protegida (DOP) ‘Baena’, es “seña de identidad de la calidad del aceite en el mundo” gracias al “gran trabajo que viene realizando esta familia”.

Al respecto de las ventas internacionales, la consejera ha explicado que las exportaciones de aceite de oliva continúan creciendo en 2022. En concreto, en enero y febrero se ha exportado aceite de oliva andaluz por valor de 441 millones de euros, cantidad que supone un aumento del 15,4% respecto a los mismos meses del pasado año.

Por otro lado, la consejera ha afirmado que “el sector agroalimentario andaluz está apostando por la diversidad y la calidad como nadie en el mundo” y ha apuntado la necesidad de “seguir ahondando” en el respaldo a un tejido empresarial como el del olivar, que “ofrece posibilidades económicas al mundo rural”. Al hilo de esta cuestión, ha vuelto a insistir en la necesidad de conseguir que la nueva Política Agraria Común (PAC) “sea una oportunidad y no un problema para nuestros agricultores”.