La consejera andaluza de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha presentado este lunes 3 en Jaén el primer aforo del olivar 2022-2023, que estima una producción de cerca de 3 millones de aceitunas para molturar de las que se obtendrán 587.000 toneladas de aceite de oliva. Crespo ha comentado que esta cantidad supone un 49% menos de aceite que la recolección de 2021-2022 debido, principalmente, a que se trata de una «campaña condicionada por el cambio climático y la sequía pertinaz que sufrimos de forma reiterada en los últimos años». Sin embargo, como ha destacado Crespo, el enlace de campaña «nos permite concluir que vamos a garantizar un millón de toneladas de aceite de oliva a los mercados».

En el caso de la aceituna de mesa, el informe elaborado por el Gobierno regional prevé que se obtengan 366.448 toneladas en Andalucía que suponen un 32,8% menos que en la pasada campaña. Atendiendo a las principales variedades, se estima una producción andaluza de 204.366 toneladas de aceitunas de mesa Hojiblanca; 113.239 toneladas de Manzanilla; y 22.671 toneladas de gordal. Respecto a estos datos, Carmen Crespo ha afirmado que «debemos mantener la esperanza de mejorar la situación que plantea el aforo» para la aceituna de mesa porque, si bien el inicio de la campaña de verde se ha caracterizado por la escasez de precipitaciones, es posible que las últimas lluvias mejoren el peso de los frutos.

En relación al empleo, la consejera ha explicado que se estima que la actividad ligada al olivar de almazara genere en esta campaña 13,8 millones de jornales en Andalucía, de los cuales casi el 36% se vincula a la recolección (5 millones de jornales). En el caso de la aceituna de mesa, se calculan 2,2 millones de jornales en labores del campo, incluida la recogida. Por tanto, la estimación global asciende a 16 millones de jornales en la campaña 2022-2023 para el aceite y la aceituna de mesa de Andalucía.

En su intervención, la consejera ha recordado que los datos incluidos en el aforo son únicamente estimaciones de producción y que la evolución de la climatología durante las próximas semanas, junto a otros factores externos, podrían suponer cambios. Aún así, las previsiones del Gobierno andaluz suelen ajustarse bastante a la producción real, acertando con una «fluctuación que puede rondar en torno al 10%» entre el aforo inicial y los datos finales de campaña. Esto se debe a que la metodología empleada por la Consejería de Agricultura para su elaboración es bastante objetiva y fiable al contar con diversas fuentes de información.

Por provincias, destaca en primer lugar Jaén con una previsión de recogida de 937.000 toneladas de aceitunas para almazara, que darán lugar a 200.000 toneladas de aceite de oliva (-60% en comparación con 2021-2022), seguida de Sevilla, 488.0000 toneladas de aceituna y 90.000 toneladas de aceite.

En cuanto al olivar de almazara ecológico, el aforo apunta a 16.700 toneladas de aceite repartido entre todas las provincias. En 2022-2023, se espera una producción de 300 toneladas de aceite de oliva ecológico en Almería; de 200 toneladas en Cádiz; de 8.000 toneladas en Córdoba; de 1.000 toneladas en Granada; de 3.100 toneladas en Huelva; de 1.200 toneladas en Jaén; de 400 toneladas en Málaga; y de 2.500 toneladas en Sevilla.

Asimismo, el informe de la Junta recoge también datos provinciales de previsiones relativas a la aceituna de mesa. Sevilla es el principal territorio andaluz en en este caso, ya que se espera recoger 247.600 toneladas de este fruto en la campaña 2022-2023.

EXPORTACIONES Y ARANCELES DE ESTADOS UNIDOS

Durante su discurso, la consejera ha apuntado que «Andalucía es líder en exportaciones de aceite de oliva» al concentrar casi el 75% de las ventas internacionales de este alimento de España. Asimismo, esta Comunidad Autónoma también se encuentra en cabeza en relación a exportación de aceituna de mesa, un producto afectado por los aranceles impuestos por Estados Unidos.

Al respecto de esta circunstancia, Carmen Crespo ha afirmado que es necesario «seguir luchando por poner fin al arancel impuesto por Estados Unidos, que está provocando pérdidas de 150 millones de euros», y ha recalcado que el Gobierno andaluz no comparte la sentencia de los tribunales americanos. Por este motivo, ha solicitado que que se continúe «trabajando de forma proactiva desde Europa» contando con el respaldo de la Organización Mundial del Comercio, que «da la razón a la eliminación de unos aranceles que afectan especialmente a la aceituna negra» de Andalucía.

Carmen Crespo ha apuntado en su discurso algunos de los desafíos del sector para la próxima campaña. Por ejemplo, ha comentado que «en este momento, el precio acompaña» al aceite de oliva pero, lamentablemente, «los costes de producción son excesivamente elevados». Ante esta situación, ha vuelto a hacer hincapié en la necesidad de establecer una moratoria para que las exigencias derivadas de los ecoregímenes de la nueva PAC «no se conviertan en un coste adicional» y de que «el olivar se considere un ecoesquema ‘per se'».

También se ha referido la consejera a la situación hidrológica y su impacto en el olivar, apuntando que «trabajar en la política hídrica no solamente es importante desde hace mucho tiempo sino que se va haciendo ya urgente». Crespo ha recordado algunas de las peticiones realizadas desde la Junta al Estado como el desarrollo de las obras de la presa de Siles y la concesión definitiva que permita a los regantes aprovechar las aguas regeneradas previstas en la cuenca del Guadalquivir.

Noticias curiosas: