La consejera andaluza de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha valorado este miércoles 24 de forma satisfactoria la reorientación dada al Programa de Desarrollo Rural (PDR), vigente desde 2014 a 2020 con ampliaciones posteriores hasta 2025, para adaptarlo a las nuevas necesidades del sector surgidas con las crisis de la Covid y la guerra de Ucrania, que han supuesto altos costes de producción, de energía y de situaciones adversas.

En una comparecencia en la comisión de Agricultura del Parlamento Andaluz, Crespo se ha referido a las 7 modificaciones de esta reorientación del Plan «para adaptarlo a las necesidades de nuestros agricultores y ganaderos», considerando que esto «ha sido vital en estos momentos» en donde, además, la consejera ha destacado el hecho de que en el período 2019-2022 se hayan triplicado los pagos (1.391,3 millones de euros) frente al período 2014-2018 (490 millones de euros).

Además, la titular de agricultura del Gobierno andaluz ha querido poner en valor la interlocución con las organizaciones agrarias para las distintas convocatorias, el desbloqueo de las ayudas correspondientes a convocatorias desde 2015, la reprogramación de ayudas y la simplificación administrativa, posibilitando incluso que en el caso de las ayudas a Jóvenes Agricultores se pueda percibir el 25% de la ayuda al inicio del proyecto de la instalación y poder realizar una modificación del plan de negocio.

DEFIENDE UNA NUEVA SIMPLIFICACIÓN CON RESPECTO AL MARCO ANTERIOR QUE VA A PERMITIR «MAYOR CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN A LAS CIRCUNSTANCIAS”

Respecto de las ayudas por el Covid, la consejera ha querido recodar la modificación de la normativa Feader que «permitió dar liquidez al sector en un momento de grandes problemas», inyectando 44 millones a sectores afectados especialmente para la ganadería, sector del vino, o flor cortada, favoreciendo a más de 11.140 agricultores y ganaderos y con más de 500 empresas agroalimentarias beneficiarias. Mientras, en lo que se refiere a la guerra de Ucrania se ha puesto a disposición del sector 36,9 millones de euros a través de la medida 22, que han beneficiado a más 7.500 agricultores y ganaderos.

Carmen Crespo se ha referido especialmente a la nueva situación que se produce con la finalización del marco correspondiente al Programa de Desarrollo Rural que a partir de 2025 pasan a realizarse a través de las intervenciones de desarrollo rural del Plan Estratégico de la PAC (Pepac) con un período de convivencia de ambos modelos. Crespo ha señalado al respecto que «no hemos querido esperar a que termine de ejecutarse el PDR de manera que se han sacado convocatorias de ayudas del Pepac 2023-2027 y se trabaja en la actualidad en las bases reguladoras de nuevas ayudas». 

Finalmente, Carmen Crespo se ha referido a que con la reorientación se a dado paso a una nueva simplificación con respecto al marco anterior que va a permitir «mayor capacidad de adaptación a las circunstancias, que evite retrasos que provocaban el marco anterior, y a través de unas bases reguladoras que permitan tramitaciones más rápidas y sencillas de las ayudas, «dejando atrás la rigidez del PDR». Esta tramitación más simplificada, permitirá también agilizar las ayudas para los Grupos de Desarrollo Rural de Andalucía ya que se va a simplificar dos órdenes en una».