Andalucía, a través de la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, llevará «la voz de todas las comunidades autónomas a Luxemburgo», donde el 4 de octubre se reúne el Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea.

Así lo ha manifestado este lunes 30 al término de la reunión del Consejo Consultivo y de la Conferencia Sectorial de esta materia que ha tenido lugar en el Ministerio para la Transición Ecológica y donde ha destacado la «unanimidad» a la hora de fijar el posicionamiento común de los distintos territorios, centrado en el «objetivo de alcanzar la neutralidad climática en el horizonte 2050».

«La adopción de medidas contra el cambio climático es una demanda social en la que todos estamos de acuerdo. Reclamamos a Europa medidas que nos permitan avanzar desde las regiones y entidades locales para poder aplicarlas. Más recursos económicos, instrumentos fiscales y mayor participación, sin olvidar la colaboración público-privada», ha explicado Crespo.

Esta Consejería asume durante el segundo semestre de 2019 la coordinación de la participación de las Comunidades Autónomas españolas en este Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la UE. La consejera tendrá la oportunidad de intervenir para exponer las conclusiones sobre Economía Circular, cuestión de máximo interés para la Comunidad andaluza, pionera en la elaboración de la una ley básica a desarrollar en la presente legislatura.

«Andalucía tiene una Ley de Cambio Climático que ya está desarrollando a través de la Comisión Interdepartamental y del Plan de Acción por el Clima, pero de forma paralela elabora una Ley pionera de Economía Circular que permita que los residuos se conviertan en una oportunidad y no un problema», ha añadido la consejera.

Andalucía plantea a la UE la necesidad de definir un concepto fundamental como el residuo. «Es importante saber cuándo se terminan las posibilidades de un producto, cómo llamar a los subproductos, para seguir avanzando en economía circular. Creemos en las aguas regeneradas para uso agrícola, es algo que vamos a defender», ha añadido. La Junta de Andalucía, de hecho, ha activado un plan de actuación en materia de depuración con cerca de 300 actuaciones hasta final de 2020.

El compromiso de la comunidad con el cambio climático también se demuestra en la definición de una estrategia de eliminación de plásticos de un solo uso y de microplásticos.