La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha defendido este miércoles 20 en el Parlamento de Andalucía la utilización de las inspecciones, edn el campo por parte de la Junta, «para proteger a los agricultores ante la competencia desleal», frente a quienes hace uso de las inspecciones «para criminalizar al sector», en referencia a la instrucción interna dictada por el Ministerio de Trabajo y Economía Social del Gobierno de España.

Crespo ha resaltado las medidas puestas en marcha de la mano del sector agrario para combatir la competencia desleal de terceros países y proteger la excelencia de los productos andaluces. Entre estas iniciativas, acordadas en el seno de la Mesa de Frutas y Hortalizas, sobresale la decisión de intensificar las inspecciones específicas que lleva a cabo su departamento contra el reetiquetado de productos hortofrutícolas importados de países no comunitarios como si se tratara de alimentos de origen español.

En respuesta parlamentaria, la consejera ha señalado que desde la entrada del nuevo Ejecutivo que preside Juanma Moreno ya se han realizado 300 inspecciones en el campo específicas, «que antes solo se hacían de forma genérica».

Más controles en los PIF y pide acabar con los vetos como el de rusia

Crespo ha incidido en la necesidad de que los acuerdos entre la Unión Europea y terceros países «no sean lesivos a los intereses de los productores andaluces», al tiempo que ha hecho hincapié en la urgencia de que el Gobierno de España intensifique los controles de estos contingentes que lleva a cabo en los puertos de la comunidad con un refuerzo de los puestos de inspección fronterizos (PIF).

A este respecto, la consejera, al margen de las insecciones en el campo, ha apuntado que ya ha pedido al Gobierno toda la documentación relativa estos contingentes de productos de terceros países «para conocer al detalle las importaciones realizadas y si se ha cumplido con los correspondientes aranceles y con las inspecciones de fitosanitarios».

Por otro lado, Crespo ha puesto el acento en la actitud proactiva del Gobierno andaluz que «lleva a cabo un plan de recuperación para el sector agrario que ha supuesto la adopción de más de cincuenta medidas». Entre estas iniciativa, ha remarcado las dirigidas a facilitar la refinanciación de la deuda o la recuperación de la liquidez perdida, a través de la flexibilización de la medida 5 del Programa de Desarrollo Rural (PDR) «que aprobará Bruselas gracias a una petición de Andalucía de la que se beneficiará todo Europa».

Crespo se ha referido también a la reciente ampliación en 1,4 millones de euros del presupuesto para respaldar la contratación de seguros agrarios hasta alcanzar los 10,5 millones y que ha sido aprobada por el Consejo de Gobierno con una cobertura excepcional del 30% para los sectores más afectados por la crisis del Covid-19, como el vitivinícola, la flor cortada y la planta ornamental o el ganadero, sector este último que ha visto ampliada de 15 a 40 millones de euros la línea de ayudas.

Asimismo, la consejera ha subrayado en el Parlamento que «tenemos que seguir exportando» para que el sector agroalimentario andaluz siga adelante. Para ello, ha reiterado, «es necesario abrir vetos y acabar con los aranceles, cuestiones que corresponden al Gobierno de España y que reivindica el Ejecutivo de Andalucía». «La Junta va a estar a la altura de las circunstancias y esperamos que otros gobiernos también lo estén», ha enfatizado.

Además de al Estado, Crespo ha solicitado una mayor comprensión por parte de la Unión Europea, a la que ha pedido que de forma especial «se haga eco de las necesidades de los sectores afectados por el cierre del canal Horeca» a causa del estado de alarma por el Covid-19.