La consejera andaluza de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha clausurado las jornadas  tituladas ‘Aguas Regeneradas en Andalucía. Presente y Futuro’, que han organizado Cajamar y Wats en San Telmo Bussines School de la capital hispalense. En el acto, Crespo ha hecho hincapié en la necesidad de «despolitizar el agua porque es un asunto que repercute a todos los ciudadanos».

La consejera ha aprovechado el evento, en el que se daban cita empresarios de toda índole, para recalcar que «Andalucía es la primera interesada en que se acometa una política hídrica solidaria» porque si no se hace así, esta queda en clara desventaja económica y social con respecto a otros territorios en los que no hay tanta escasez como en el sur.

En este sentido, Carmen Crespo ha insistido en que hay que aprovechar cualquier fuente hídrica y ha subrayado que «no podemos desdeñar ninguna de ellas», haciendo alusión a la necesidad de de aprovechar los trasvases, así como las aguas regeneradas o la desalación.

Precisamente, la consejera de Agua ha recordado que «no hay nada más ecológico que depurar las aguas residuales» y ha dejado claro que para el ejecutivo de Juanma Moreno esta es una prioridad «por lo que estamos impulsando la reutilización del agua en cada rincón de Andalucía» y ha recordado que ya hay 300 obras puestas en marcha en todo el territorio andaluz con el objetivo claro de conseguir poner a disposición de los andaluces un total de 120 hectómetros cúbicos de aguas regeneradas en esta legislatura.

Crespo ha recordado que Andalucía se ha comprometido con el agua y con paliar los efectos de la sequía pertinaz que está asediando al sector agropecuario «poniendo en marcha medidas como el Plan S.O.S. (Soluciones y Obras frente a la Sequía) con más de 4.000 millones de euros, así como dos decretos de sequía con 141 millones de euros» y ha apuntado que la Consejería de Agricultura ya está elaborando un tercer Decreto de Sequía. La consejera ha señalado la necesidad de que el Estado también ponga en marcha un nuevo decreto de sequía para el Guadalquivir, de competencia estatal, y ayuda así a despolitizar el agua.