La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha publicado este lunes 25 en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) el Reglamento Específico de Producción Integrada de Andalucía de arándanos, frambuesa y mora, que entrará en vigor a partir de mañana martes 26 de septiembre.

El nuevo reglamento introduce el conjunto de prácticas obligatorias, prohibidas y recomendadas para cada una de las labores que se llevan a cabo durante todo el ciclo del cultivo de los frutos rojos como arándanos, frambuesa y mora. El cumplimiento de estas prácticas permitirá obtener la certificación para poder usar el logotipo de calidad de Producción Integrada de Andalucía.

Esta normativa técnica, que se centra en los arándanos, frambuesa y mora, complementa al Reglamento de Producción Integrada de fresa, aprobado el pasado mes de julio. De esta forma queda cubierta la posibilidad de que todos los cultivos denominados berries de Andalucía puedan acogerse a este sistema productivo, que tiene en cuenta las nuevas demandas de la sociedad en cuanto a protección del medio ambiente, salud y calidad.

La superficie en Producción Integrada en Andalucía alcanza actualmente más de 543.000 hectáreas cultivadas. Las provincias que cuentan con mayor superficie son Sevilla, Jaén y Granada en ese orden, agrupando en el total de Andalucía más de 53.000 productores. Por lo que se refiere al cultivo de fresa, ocupa actualmente 4.700 hectáreas, lo que supone un 64% de la superficie cultivada total.

Andalucía exportó 243.647 toneladas de fresa la pasada campaña, un 4% menos pero con mejor precio

Por otrolado, el volumen de exportaciones de fresa andaluza, cuyo cultivo se concentra en un 95 % en la provincia de Huelva, alcanzó la última campaña las 243.647 toneladas, que supusieron unas ventas por valor de 466 millones de euros.

Según los datos del último informe que sobre este fruto ha realizado el Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía, las exportaciones se han reducido un 4% en volumen y un 1 % en valor respecto a la campaña inmediatamente anterior, como consecuencia del incremento en un 4 % del valor unitario medio en el mercado europeo.

Concretamente, se vendieron 237.235 toneladas de fresa en países de la UE, frente a las 247.743 de la campaña 2015-2016, y 6.412 en países extracomunitarios, lo que supone un descenso del 10 por ciento respecto al año anterior. En cuanto a la facturación, de los 466,4 millones 449,2 corresponden a las fresas vendidas a los países de la Unión Europea.

El informe refleja que el valor unitario ha aumentado levemente en el mercado comunitario respecto al período precedente, pasando de 1,82 euros el kilo a los 1,89 euros; en los países extracomunitarios se pasó de los 2,51 euros el kilo de la campaña anterior a los 2,68 euros.