La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha participado en la Conferencia ‘PAC 2023: Principales novedades en Andalucía’ organizada por Santander Agro en Sevilla, donde ha incidido en que la nueva PAC está marcada por unos eco-regímenes perjudiciales para los agricultores y ganaderos de Andalucía que, además, son difíciles de aplicar al campo. Asimismo ha advertido de que se podrían perder ayudas de la PAC por el retraso del Gobierno en su aplicación.

Junto a Carmen Crespo, también han tomado parte en este evento el periodista César Lumbreras y el director territorial de Santander en Andalucía, Manuel de la Cruz.

Entre otras cuestiones, la consejera ha hablado de la importancia de la agricultura para la economía de Andalucía y ha insistido en que «la PAC debe ser una oportunidad y no un limitante para los agricultores». Asimismo, Carmen Crespo ha recordado que «esta comunidad autónoma ha sido la primera en flexibilizar la PAC» y ha pedido que el Gobierno de España haga lo mismo.

EL RETRASO EN SU APLICACIÓN PUEDE PROVOCAR QUE SE PIERDAN FONDOS MEDIOAMBIENTALES DE LA PAC

La consejera de Agricultura ha mostrado también su especial preocupación por la falta de aprobación del paquete legislativo de la PAC por parte del Estado cuando la nueva política europea está ya a punto de entrar en vigor.

Para Carmen Crespo, esta situación crea una mayor incertidumbre en el sector agrario porque no conoce las reglas de aplicación de los ecorregímenes y se ha visto obligado a improvisar unos planes de siembra que, quizás, no se ajustan a todas las exigencias. Por tanto, «los agricultores y ganaderos podrían ver reducidos los fondos que finalmente reciban a través de estas ayudas que respaldan medidas ambientales y suponen el 30% del total de la PAC».

Carmen Crespo ha explicado que desde el Gobierno andaluz, por su parte, se han llevado a cabo todas las actuaciones que entran en sus competencias y, de hecho, Andalucía ha sido la primera Comunidad Autónoma de España en flexibilizar al máximo los ecorregímenes y la PAC para mitigar los efectos de la aplicación de estas herramientas ambientales en 2023.

Ante esta situación, la consejera ha solicitado al Ministerio que actúe en las cuestiones que escapan a las competencias del Gobierno andaluz y permita una mayor flexibilidad de los ecorregímenes para garantizar que ningún agricultor o ganadero pierda fondos europeos en el próximo marco.

Por otro lado, la responsable de Agricultura ha lamentado que no se haya aprovechado la reforma legislativa de la PAC para, entre otras cuestiones, introducir medidas de mercado que defiendan al sector ante desequilibrios y situaciones de competencia desleal de terceros países.